Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, setiembre 27, 2006

Contrato

-Disculpe el retraso.
-No importa, llegué recién.
-¿Cómo ha estado?
-¿Importa?
-Ehhh... no, en realidad no.
-Vamos a lo que venimos. Quiero terminar pronto todo esto.
-Si... bueno.
-¿Trajo los documentos firmados?
-Si... es...
-¿Ante notario?
-Claro... yo...
-¿Por triplicado?
-Si... lo que...
-¿Dejó una copia con su abogado?
-....
-¿Qué?
-No estoy tan seguro de que esto sea...
-Bien, adiós.
-No, no... entienda, es el negocio más grande de mi vida...
-Y para mí es sólo uno más de tantos. Si usted no quiere cerrar el trato, no se cierra. Eso sí, no me verá nunca más.
-Pero... puedo pensar un poco.
-¿Más? Lleva meses en esto, pensando, que si, que no, que me arrepiento, que tenga, que devuelva. Se me acabó la paciencia. Es ahora o nunca.
-¿Podemos repasarlo... una última vez?
-Si no llevara tantos años en esto... está bien, de nuevo.
-Gracias.
-Veamos, contra entrega del contrato se dispone en comodato por 50 años sin costes un castillo, dos mansiones, un vehículo de lujo, dos todo terreno, un yate, un avión.
-Si.
-Manutención de gastos y cuentas por todo el período del comodato, sin límite, en cualquier país del mundo, con cualquier moneda legalmente vigente.
-Eso.
-Asesoría legal, policial, judicial, diplomática y política frente a cualquier evento, asegurando libertad irrestricta por el período del comodato, en cualquier parte del planeta y a toda hora.
-Si.
-Esposas e hijos sin límites, cubiertos por los efectos del comodato, su salud e integridad física.
-Si...
-Salud íntegra el período completo, sin posibilidad de enfermedades o deceso mientras esté vigente el comodato.
-Si...
-Cumplido el plazo de 50 años, termina el trato sin rendición de cuentas.
-Si...
-¿Todo correcto?
-Si...
-Finalmente, me entrega su alma inmortal.
-....
-Gracias, me encanta hacer negocios con los humanos...

miércoles, setiembre 20, 2006

Reducidor

- Hola.
- Hola.
- ¿La conseguiste?
- Sí.
- ¿Algún problema?
- Lo de siempre, costó bastante pero ya la tengo…
- ¿Y?, ¿la trajiste?
- ¿Alguna vez no he cumplido?
- Cierto, nunca has fallado. Una vez te atrasaste un par de días, pero cumpliste.
- Y mientras esté en el negocio no fallaré.
- Supongo que el precio es el mismo.
- Sí.
- Bien. La víctima, ¿quién era?
- Un sacerdote.
- Vaya vaya.
- Opuso mucha resistencia, insistía en que la de él valía más.
- ¿Y?
- Luego la comparé con las que tengo en la casa y no, son iguales.
- Ya es frecuente que algunos crean que la de ellos vale más.
- Sí, médicos, abogados, sacerdotes, los que más se resisten. Pero no he hallado grandes diferencias.
- Es esperable.
- Los peores son los de televisión, y son las básicas de todas.
- ¡ Ja ja ja ja ja! Pero una vez llegaste con una que era espectacular.
- Ah, sí. Era de un sabio mendigo que no opuso resistencia.
- Esperable… Bueno, veamos la del sacerdote.
- Aquí está.
- … mmm, bastante común.
- ¿Cierto?
- Bueno, no puedo pedir más viendo de quien viene. Toma tu pago.
- Gracias.
- Adiós.
- Oye, por curiosidad… ¿para qué las usas?
- ¿Yo? Para nada, yo se las compro a los de tu estirpe y luego las entrego…
- ¿A quién?
- Eso, mi amigo, es confidencial.
- ….
- ¿Hay algún dilema moral de por medio? Te recuerdo que son ustedes quienes las quitan a sus dueños.
- Sí… es que a veces me pregunto para qué existimos.
- Para proveer a mi… cliente.
- ¿Y quién querría comprar almas humanas…?

miércoles, setiembre 13, 2006

Nieve

Finas gotas de lluvia caen del cielo claramente nublado, presagiando una tarde lluviosa ideal para pasear entre los árboles de la plaza. Los días previos el calor había predominado en la ciudad; pero esa mañana amaneció nublado y tibio. Era un remanso de tranquilidad pensar en el calor acabado y en el agua por venir…

A poco de llover la temperatura baja, el aire se hace más espeso, y las gotas empiezan a tomar volumen, haciéndose nieve. Hacía más de 10 años que no nevaba, por lo cual los niños no la conocían. Era un espectáculo un domingo en la tarde con todos los pequeños en la calle jugando con la blanca, fría y húmeda masa. Al poco rato las calles se llenan de muñecos de distintos portes y formas, adornando el paso de los pocos vehículos que circulan a esa hora.

Luego el cielo, como si buscara agradar a quienes viven bajo su amparo, se aclara aún más y la temperatura sube un poco, sin que por ello deje de caer el manto blanco sobre la tierra. Así, los pocos tímidos que quedaban en sus casas se armaron del necesario valor para salir. Bebés, ancianos en sillas de ruedas, y todas las mascotas de las casas salieron a disfrutar del espectáculo del decenio; técnicamente, era el primer espectáculo del milenio…

Mientras las parejas pasean aprovechando la excusa del frío para caminar más y más apretados, los niños buscan piedras o trozos de fruta para hacer los detalles de sus esculturas. Uno de ellos busca infructuosamente sin hallar qué usar como ojos para su muñeco. De pronto, una pequeña masa negra cae al blanco suelo. El niño intenta tomarla, pero al hacerlo siente calor y decide dejarla donde estaba. Al lado de esa, súbitamente cae otra, y otra… y luego por todos lados, entre la nieve blanca, empiezan a caer copos negros, que al contacto con la nieve la derriten.

Un grito distrae a todos del milagro ocurrido: uno de los copos cae en la cabeza de una niña, quemando su pelo y dejando ensangrentado su cuero cabelludo. A los pocos segundos, el cielo se llena de una negra y espesa nevazón, y el espacio se cubre de los gritos de quienes reciben la fatídica precipitación al arder en llamas. A la hora, ríos de sangre y restos corren calles abajo, entre la negra nieve…
.

miércoles, setiembre 06, 2006

Tanka del vampiro

Cuerpos terrenos
vaciados de su sangre
nunca supieron
quien fuera responsable
de tan vital asalto


Mustios quedaron
sus vidas escapando
desde sus cuellos
dos finos agujeros
sellaron su destino


Y mientras parten
desde el nivel del suelo
ven hacia arriba
la boca ensangrentada
que aún sigue sedienta


Sus almas vuelan
y ahora desde lo alto
ven sus verdugos
que tienen sólo cuerpo
nunca tuvieron almas


Falta algo, está muy pobre.... ya sé. Si quieren sufrir de verdad les tengo una pequeña sorpresa... le puse música y lo canté (rebuzné como dice mi lado C). Asi que si verdad quieren pasar una mala noche, escuchen esto. Saludos sangrientos (y sordos, por el bien de todos...)

Vampiro Blues

Powered by Castpost