Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, diciembre 06, 2006

Argolla

Con la calma que da la ira, la tristeza y la certeza de hacer lo correcto, se prepara a cumplir la orden del tribunal pero a su modo...

Ella era una joven tranquila, madura, que vivía con su madre por opción propia: una enfermedad crónica había dejado postrada a su progenitora, lo que le facilitó la decisión. Tenía una hermana ocho años menor, que se había casado adolescente, y que tenía dos pequeños hijos. Sus vidas en general transcurrían sin mayores sobresaltos.

La hermana mayor había armado su vida completa en casa de su madre. Para poder cuidarla a tiempo completo había aprendido joyería, por lo que tenía un taller armado en su dormitorio, capaz hasta de fundir metales para poder crear piezas exclusivas. Si bien es cierto no le sobraba el dinero, a lo menos alcanzada para hacer su vida y la de su madre más llevaderas.

La hermana menor vivía su vida aparte. No se preocupaba de su madre, y envidiaba a todo el mundo y por lo que fuera. Además era rencorosa y vengativa: no perdonaba a su hermana por haberse quedado con su madre y hacerla quedar a ella como la mala de la película.

Con el tiempo la salud de la anciana se fue deteriorando, requirió hospitalización porque su corazón ya no daba abasto para sostener su frágil equilibrio llamado vida; el hospital pudo mantener el equilibrio durante nueve días, falleciendo al décimo...

La hermana mayor se encontraba desolada, hacía ya un mes que su madre había muerto y su presencia rondaba por los rincones de la casa. Sólo guardaba con ella un recuerdo invaluable: la argolla de matrimonio de su madre. La joya llevaba cuatro generaciones en la familia, era de oro macizo, y que lo único que realmente le interesaba, no por su precio sino por su valor...

Una mañana tocan a la puerta. Un receptor judicial le entrega una citación al tribunal, de parte de su hermana, por la herencia. Como mujer ordenada prepara todos los documentos existentes para proceder a la repartición de los bienes: daba igual, ella tenía la argolla y era lo que importaba.

Cuando llegó, el abogado de su hermana fue conciso y preciso: lo único que su defendida quería era la argolla. Con estupor vio cómo se esgrimía su soltería y la posesión del resto de los bienes como argumentos económicos, y la imposibilidad de visitar a su madre mientras vivía como argumento humano... con horror vio que el juez, sin mediar palabra de ella, fallaba a favor de su hermana, y ordenaba entregar la argolla. Los ojos de la joven mostraban placer: ella sabía que la venganza era un plato exquisito cuando se servía frío.

Presa de la ira, pero sin mediar comentarios, se prepara a ejecutar la orden del tribunal. Pacientemente vigila a la menor, y observa que todos los días toma locomoción en el mismo paradero, a los pies de un viejo edificio de cuatro pisos.

Esa mañana sube a la azotea con la argolla y algunas herramientas. Al llegar su hermana, ella ya había fundido la argolla. Cuando se acerca a la muralla deja caer la gruesa gota de oro hirviendo, la cual atraviesa el cráneo de su hermana, enfriándose dentro del cerebro del ahora cadáver:

- Ahí tienes tu argolla…
.

23 Comments:

Blogger Anita said...

y... realmente muy fría para vengarce... sangre fría..

6:50 p. m.  
Blogger perrodelmal said...

caray, que frialdad de la hermana, concuerdo con lo de la sangre fria. moraleja, no hay que aferrarse a lo material

7:59 p. m.  
Blogger Don Chere® said...

Chucha...esa es venganza weon...la wea fuerte.-

Cuídate Misterrrrrrrrrrrrrr Bloggerrrrrrrrrrrr..ajajjajaja

10:10 p. m.  
Blogger Sofia said...

Chuta, era necesaria tanta venganza? Saludos.

11:07 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Genial,sacó aplausos....

Aunque por un momento pensé que la mayor mandaría a asaltar a la menor para devolverse la famosa argolla.

Toda una trepanación craneana.

Saludos nocturnos

11:47 p. m.  
Blogger Pancha said...

ME impresionan sus historias doc... eguro que alguien es capaz de hacer eso... un abrazo

5:45 a. m.  
Blogger Unmasked (sin caretas) said...

miralo al doc...que mal portado.

Deci que yo conozco tu otro yo, sino...

Che, calavera, me estoy recuperando, en un par de semanas, celebraremos con vos y criatura y el club, en la mansion tu triunfo.

Dame tiempo a reponerme de la enfermedad, trabajo atrasado, etc
y organizamos.

Vos sabes, las fiestas imperdibles, en la mansion destartalada.

Besos

petra

3:05 p. m.  
Blogger Cata Fdez said...

mmmm, esta si es venganza...

10:19 p. m.  
Blogger poetarafa said...

Cuidado con lo que deseas, porque te puede llegar de mal modo.
Buen cuento, me tuviste metido todo el relato.
Esto es un buen blog estilo mea-culpa, jajaja.
Felicitaciones por haber ganado el mister.
Chaoo compadre.

10:21 p. m.  
Blogger SATI said...

Por lo menos devuelveme el sombrero del calvo abogado..... es re caro....... jejejeje.

11:01 p. m.  
Blogger Atcharya said...

OH!

Y así, los pensares de la joven tacaña, terminaron replandeciendo bajo la luz... HÁGASE LA LUZ¡¡¡ Y La Iluminación....

MMmmjjj...
Hola Blood... Dr. Mortis Blood.
Y... qué ha sido de tu life...?

11:36 p. m.  
Blogger lover said...

blood, simplemente genial, muy bueno, que venganza mas rica y dulce

claro que pense en otro final pero al llegar al fin me quede como de una pieza jajajaja

nos leemos

un besote doc

LA MUJER DETRAS DE LA ETERNIDAD

12:03 a. m.  
Blogger Trauco said...

Nuestras madres nos enseñaron, hace cientos de años, que la venganza no es buena, porque mata el alma y la envenena, ¿ya?

3:51 p. m.  
Blogger Monin said...

Señor Don Mister Blogger 2006, vengo a contarle, a usted y sus lectores que ya hemos comenzado con la Campaña de Navidad del Club de Lulú, así que como no todo es concurso ni moralejas en la vida... vengo a instarlo a colaborar.

Cariños!!

8:28 p. m.  
Blogger porteña said...

Su alteza:

Bueno el cuento, de 24 kilates.

En circunstancias como las que describes uno agradece ser hija única.

Saludos

10:22 a. m.  
Blogger Opinologa said...

Buenisimo,nada mas que agregar.
felicitaciones atrasadas, igual segundo lugar no es malo.

cuidese, un beso.

4:03 p. m.  
Blogger Princesa Dariak said...

"...la venganza era un plato exquisito cuando se servía frío."
Del relato, es la frase que mas me gustò... tal vez por su certidumbre.
Lo ocurrido tal vez parezca exagerado, pero existen casos tan parecidos que una vez mas uno puede llegar a decir que la realidad supera a la fantasia...
(claro, quien dice que es fantasia cuando proviene de Dr Blood!!!)

Un abrazo de Luz.

4:40 p. m.  
Blogger Claudio López Iscafre said...

DR. unos días alejado del planeta blog y me desayuno con la noticia de Mr Blogger 06. felicidades!! Con relación al cuento, atrapador como siempre. Abrazo desde Baires

5:06 p. m.  
Blogger Opinologa said...

bueno, lo que vale es el gesto. un beso.
publique otro cuento, le quedan bastante bien.

8:13 p. m.  
Blogger Mar de Isaac said...

No soy creyente de deidad alguna, pero creo que aquí se aplica un dicho relacionado a algún ser ‘creador’:
“Las bendiociones vienen del cielo”. Exquisito relato.




Pronto vuelvo...

9:00 p. m.  
Blogger Icy said...

Ah mierrrrrrrrrrr...!!!! Siempre, siempre logras sorprenderme, horrible criatura!!!

Cierto, la venganza es dulce después del trago amargo... pero que crueldad, valooorrr!!!

Así que fuiste el Mr. Blogger, eh???? Pues bien, Congrats!!!

Pase a visitar, hace tiempo que no vas a dejar algunas gotas de sangre en mi ventana... :D

I.

1:03 a. m.  
Blogger Joss said...

¿Se habrá dado cuenta que
le entregaron la argolla?
Bueno, quizás vaga por las
calles buscando una...

DTB

2:24 p. m.  
Blogger ♦♦♦sol♦de♦soles♦♦♦ said...

!!! Muy buen relato ¡¡¡¡ ... la codicia puede tener fatales consecuencias.
Besoooos.

5:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home