Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, marzo 07, 2007

Botánica

Era una tibia mañana de marzo en el hemisferio sur. Pese a estar empezando el otoño la temperatura era aún bastante agradable, en especial para sus plantas. La joven tenía un vivero al fondo de la casa de sus padres, donde pasaba mucho de su tiempo libre. Las relaciones familiares no eran de lo mejor: ella era una mujer que había pasado ya los treinta años y seguía soltera. La tradición familiar era de matrimonio antes de los veinte, por lo que no era bien mirada ni por sus padres ni por sus hermanas, que contaban cada una con 4 o 5 hijos a su haber. Era una joven retraída, casi introvertida, con escasa vida social y nula vida sexual. Había dedicado su juventud a estudiar botánica, pero como sus padres tenían un buen pasar, no necesitaba trabajar para subsistir; pese a los cuestionamientos sobre su soltería, igual era querida. La situación económica de su familia era tal que cuando quiso diseñar su vivero, el padre contrató una empresa que lo tuvo listo para funcionar en menos de una semana, y le dio fondos suficientes para que recorriera el mundo entero seleccionando los especimenes que deseara.

Esa semana su familia viajaría a Europa durante un par de meses. Ella estaba incluida en los planes del viaje, pero a última decidió quedarse: una amiga le había traído de África una extraña planta de la cual no existía bibliografía, y estaba empecinada en clasificarla lo antes posible, pues cabía la posibilidad que no estuviera aún en ningún registro, lo cual le abría las puertas al éxito profesional a escala global. Luego de las discusiones y recriminaciones correspondientes por su poca sociabilidad, convenció a sus padres que la dejaran continuar con su análisis, con la condición de alcanzarlos en cuanto terminara. Al quedar sola pudo volver al vivero donde tenía la extraña planta. No era parecida a nada de lo que hubiera visto durante sus estudios universitarios, ni en ninguno de sus viajes. Su rápido crecimiento era lo más espectacular: duplicaba su tamaño cada dos días. Eso, la ausencia de flores y frutos y lo voluminoso y grueso de sus hojas, completaba el cuadro. Definitivamente lo extraño de la planta y el compromiso con sus padres la haría quedarse toda la noche revisando las muestras que tomó al microscopio para terminar su trabajo.

Esa noche era el instante preciso para dar el golpe. El par de viejos millonarios y la solterona dejarían la mansión por un buen tiempo, por lo cual nadie notaría el robo hasta que ya estuviera todo reducido, y las obras de arte hubieran dejado el país. Los tres meses de enamorar a la horrible empleada por fin darían sus frutos. El avezado ladrón y sus dos cómplices entraron sin mayor dificultad siguiendo las indicaciones de la empleada sobre donde no había alarmas. Una vez dentro de la casa empezaron a descolgar los cuadros que los coleccionistas habían encargado, mientras el “jefe” revisaba los dormitorios en busca de joyas y dinero. Al mirar por la ventana vio luz en una especie de invernadero al fondo de la propiedad. Sigilosamente se dirigió al lugar, y cuando entró se encontró de frente con la hija de los millonarios. La joven intentó gritar y escapar, pero fácilmente fue reducida por el criminal: comparada con la empleada la joven no estaba nada de mal, y definitivamente se cobraría todo lo que tuvo que aguantar seduciendo a la mujer. La joven gritaba desesperada mientras el ladrón rasgaba sus ropas y la baboseaba; sabía que era casi imposible que alguien la escuchara en tamaño parque…

Los ladrones seguían embalando los cuadros para subirlos a un vehículo y hacerse millonarios en el corto plazo, cuando de pronto un alarido estremecedor los paralizó. Uno de ellos vio luz al fondo y ambos fueron corriendo a ver. Al entrar al invernadero encontraron a una joven con sus ropas a medio romper y pálida. Junto a ella una extraña y gran planta de hojas rojas que goteaban un líquido parecido a la sangre. Al mirar el macetero, quedaron horrorizados al ver una pierna humana despedazada con tela del color del pantalón del “jefe”. En menos de 30 segundos los ladrones desaparecieron sin dejar rastro. Dos meses más tarde, en la más prestigiosa revista de botánica del mundo, aparecía el descubrimiento de una nueva especie africana, bautizada por su descubridora como “Justiciera”…

27 Comments:

Blogger Cata Fdez said...

jajajaaja!!! que bueno! está pechocho!

1:11 p. m.  
Blogger Don Chere® said...

Buen cuento...una plantita tipo carnivora..como para temer en cualquier hogar...sobretodo si resulto ser guardiana.-

Cuídate.-

3:42 p. m.  
Blogger vylia said...

¿Dónde conseguirla?

Un abrazo.

7:43 p. m.  
Blogger vylia said...

Escarlata.

7:43 p. m.  
Blogger Daniel said...

Ese tipo de plantas podría reemplazar a varios jueces de los juzgados. Sería una justicia más rápida. Saludos

8:09 p. m.  
Blogger Juan Carlos Morgado said...

Esa planta debería estar en las calles tendría muchisimo alimento



Un abrazo
;)

8:49 p. m.  
Blogger teceo said...

"la tiendita del horror", pero sin el musical... buena sangre, a lo mejor tambien será violadora cuando floresca

9:54 p. m.  
Blogger Siempreelsur said...

Me encanta cuando haces pagar a los malulos.
Me voy feliz con tu cuento.

12:27 a. m.  
Blogger ♦♦♦sol♦de♦soles♦♦♦ said...

Me encantó tu relato, me tuvo hilada hasta el final...de chica escuché de plantas carnívoras gigantes y dicen que existen en africa, siento fascinación por su misterio.
Bes♥s ...qué disfrute leerte.

2:02 a. m.  
Blogger pancha said...

espectacular la historia! igual la defendieron! bien Doc...un abrazo

6:48 a. m.  
Blogger Águila libre said...

Buenas Tardes Mr. Blood:

Buen cuento, me gustó. La justiciera, buen nombre para esta plantita carnívora.

Genial la jovén que logró salvarse de semenjante ataque gracias a su nueva planta, pero pobre de ella, estás seguro, nada de nada, nunca?

Mil cariños,

Pay

1:59 p. m.  
Blogger León Jessel said...

HOLA DOCTOR BLOOD..
SI TUVIERAMOS UNA PLANTITA COMO ESA NO NECESITARIAMOS PERROS GUARDIANES.
MUY ENTRETENIDA LA HISTORIA.

SALUDOS ROCKEROS...

5:34 p. m.  
Blogger Danicienta said...

MMM USTED Y SUS COSAS.... EH!! AHORA M SALIO CON PLANTAS CARNÍVORAS...
SIEMPR ELES TUVE PÁNICO.... EXCEPTO LA DEL VIDEO DE PINK FLOYD....
UN SALUDOTE BOTÁNICO Y CARNÍVORO

10:27 p. m.  
Blogger Danicienta said...

MENOS MAAL Q SOLO ATACA A LOS LADRONES

10:27 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Esta buena la plantita.Se pueden fumar la hojitas?

Saludos nocturnos

8:38 p. m.  
Blogger Danicienta said...

pedafogia general con mension en lenguaje y comunicación, mas el grado académico que venía en el combo...(licenciada en educación)
graaaaaacias por decirlo iguall.... para mi es un honor
saludos no tan sangrientos

10:47 p. m.  
Blogger Danicienta said...

pedagogía---- (no pedafogía).. o más bien dicho..pega-jodía

10:47 p. m.  
Blogger Barre said...

Buenisima historia, primera vez que llego a tu blog por un link que habia en otro y sin duda el titulo de "Doctor Blood" incita a clickear no?

Felicitaciones
Saludos

12:27 p. m.  
Blogger Nacho ® said...

Tus cuentos son geniales Blood.


Al parecer hay un mar de ideas por ahí.

Saludos, nos leemos.

12:39 p. m.  
Blogger Princesa Dariak said...

Plantemos una en cada esquina de la ciudad... (o mejor no... quedariamos... quedariamos? jajajjajaja)

Buen relato!

Un abrazo de Luz.

1:45 p. m.  
Blogger Cata Fdez said...

oye... te dejo besos. ya estoy recuperando tiempo y los voy a querer como hace rato no hacía, vale? ni tu plantita me alejará, jajajajajajaja. Mira que tengo un par de tijeras maravillosamente mágicas que las dejan domaditas a estas insurrectas!

2:04 p. m.  
Blogger lover said...

Gracias por tus saludos, tu siempre tan lindo conmigo...oye tu relato estuvo genial me gusto esto eso de que hubiera alguien con vida, sanguinario y justiciero... quiero una para cuando se muera mi perra jajajaja.
Siempre me paso se que no habia posteado(pido perdon por eso)pero ya espero pasar mas seguido.
Besolines

saludillos eternos

LA MUJER DETRAS DE LA ETERNIDAD

11:49 a. m.  
Blogger C.G. said...

Jajajajaja...
Yo conozco un par de jardines en los que me encantaría poner una de esas plantitaaaaaaaas :P
Jajajaja ;)

La botánica no ha sido mi fuerte y salvo por los millones... comoq ue me recuerda a alguien :P
Jajajaja...

Nos leemos en cualquier formato...

1:01 a. m.  
Blogger ¬DonKaoss ® said...

Ta buenisimo este cuento blood, felicitaciones.

(pasa le dato de la pantita para regalarsela a mi suegra)
saludos cordiales

11:36 a. m.  
Blogger montt said...

Hay algo en las plantas carnívoras que simplemente me hipnotiza.

gran historia Señor

12:54 p. m.  
Blogger Nadiezhda said...

Tienes razón con tus comentarios.
En cuanto a tu historia, me gustó, claro que yo pensé que iba a comer a la chica también. Tan glotona, jajaja.
Saludos

10:45 p. m.  
Blogger Joss said...

Definitivamente, ya los perros pasaron de moda.

DTB

10:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home