Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, abril 30, 2008

Gato

El pequeño gato llevaba una vida digna de la realeza. Dueño de una familia bien constituida, sus obligaciones eran jugar y regalonear con los humanos a cambio de casa, salud y comida. El pequeño felino corría libremente entre los muebles, capturaba su cola y las piernas de los humanos, lo cual alegraba el regreso de la pareja al hogar luego del trabajo. Durante el día cuando estaba solo se dedicaba a comer y dormir para estar listo para la hora en que empezaba su labor.

Una noche los humanos debieron salir. Al despedirse le dijeron a modo de broma “tú quedas de dueño de casa”. El pequeño, al verse solo, se ocultó debajo de la cama matrimonial a descansar, donde nada lo alterara.

Esa madrugada un hábil ladrón trepó sigilosamente las paredes del edificio hasta llegar al cuarto piso, donde estaba el departamento de la pareja. Sin mayor problema abrió la débil puerta de vidrio de la terraza, y se fue directamente al dormitorio. Al acercarse al velador, donde suponía que había dinero, sintió un fuerte golpe en la pierna del lado de la cama, y una fuerza incontenible lo arrastró debajo de ella…

A la mañana siguiente el matrimonio volvió, encontrando la terraza abierta. Con cuidado revisaron todo el departamento sin encontrar a nadie y sin que faltara nada. Al llegar a la cocina encontraron al gatito durmiendo plácidamente, y con la comida de la noche intacta…

25 Comments:

Blogger Cristián Kristian . said...

¡ que apetito ¡

8:45 p. m.  
Blogger Mary Lovecraft said...

jaja ya comería ya, querido hermanito. Los lindos gatitos son así, primero juegan con su presa y luego la guardan cerquita hasta que les apremia el hambre...

muy bueno el cuentito, haré lo propio con Bicho (mi gato) cuando salga de casa jeje y me podré sentir segura vaya a donde vaya!

Besos sangrientos,
Mary, desde el Averno ;)

9:21 p. m.  
Blogger Claudia Canifru said...

Jajajajajajaja, muy gueno!!!!

Yo tengo dos gatos, Jacinto y Pulgoso, entero guatones (y vivo en el piso 12), asi que por lo menos ya deben llevar mínimo sus tres ladrones.

Un gusto como siempre dostor sangrita.

9:21 p. m.  
Blogger FENIX said...

Yo quero un gatito como eseeee, vieras cuanta falta hace por acá.

un saludo.

10:37 p. m.  
Blogger Pretoriano said...

¿Seguro que era un pequeño gatito?

10:39 p. m.  
Blogger Maria Jose said...

mi gatita es obesa..
a lo mejor ya se comio varios ladrones... V=V

jaajajaj

mis respetos

10:45 p. m.  
Blogger Víctor Hugo said...

vaya gatito! ...no era tan pequeño parece jejejeje
saludos!

12:36 a. m.  
Blogger BETTINA PERRONI said...

Uyyyy, nadie sabe lo que tiene en casa :S

El poder felino y sus misterios... eso es lo que tanto nos atrae de ellos.

Algo parecido ocurrió una vez con mis dos cachorritos (Bruno y Brutus) salí de casa y cuando regresé un drama con los vecinos... solo que...ellos si dejaron evidencia de toooodo :S ooops

3:48 a. m.  
Blogger Sabina Atalaski said...

Xu... nunca más miraré a la Agustina y la Simona con los mismos ojos. Lo güeno es que voy a ahorrar en Whiskas.
Taba pensando que la Xuxeta tiene dos gatos y yo dos gatas... tamos como pa hacerles un "amor ciego" jajaja...
Besos, galeno, tá gueno el cuento.

12:10 p. m.  
Blogger Ulysses said...

¡A lo Mejor no era la Primera vez!, que lo dejaban de dueño de casa, sabía lo que tenía que hacer.

Saludos

12:58 p. m.  
Blogger mar.de.Isaac said...

Mejor que un perro jejé.




Un saludo.

3:44 p. m.  
Blogger El Zopilote said...

Bueno bueno...me gusto tu cuento...es primera vez que paso.

un saludo,

7:44 p. m.  
Blogger MNB said...

JA JA JA.

Un lindo gatito comiéndose a un ladrón. Ésa sí que salió buena.

Con tus cuentos me río o me aterro.

¡Felicitaciones!

10:12 p. m.  
Blogger Bitter said...

¡que tieeerno!!
también tengo una gatita, pero esta come gatos grandes, jeje, como su dueña!!!

bueno y divertido, ya sabes que esta vena tuya me gusta.

1:06 a. m.  
Blogger cara_de_mono said...

Qué lindo cuento, saludos.

1:03 p. m.  
Blogger Claudia sandia said...

mi gata,,creo q guarda mil secretos de ese tipo,,, una ves para demostrarme su amor..dejo una mitad d un raton en mi cama, y la otra un pajaro. mientras no deje un cuerpo seguira durmiendo conmigo.

saludos--

4:22 p. m.  
Blogger ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO said...

Me quedó dando vueltas una pregunta ...

Se lo habrá comido con ropa y zapatos ???

Un abrazo querido amigo y que Dios te bendiga,

Alejandro

1:10 a. m.  
Blogger Daniel said...

Espero que las 3 gatas de la casa se coman de la misma manera a algún posible ladrón que entre.
Saludos

2:31 p. m.  
Blogger Rafaela said...

pucha y si en vez de ladrón es ladrona? o el gatito tiene sus preferencias?

escribes muy bien,
saludos

4:43 p. m.  
Blogger Jaime Ceresa® - Cambia tu link a http://revistalapagina.com said...

Oye, Estaí seguro que no era un bebé de tigre en vez de gato..ajajjaa

Cuídate.-

6:04 p. m.  
Blogger SOMMER said...

Carajo, a partir de ahora, cuando me cruce con un gato, me guardaré de hacerle carantoñas.

Abrazos

10:50 a. m.  
Blogger Icy said...

Sucede... se ha visto... seguro que era una cría de cierta panteragata que yo conozco que también devora ladrones... pero de corazones.

Buen cuento, me gustó ENE!!!!

Besitos muchos,

Icy

1:43 a. m.  
Blogger BELMAR said...

Cuando despierte,
tendrá un apetito feroz...

11:09 a. m.  
Blogger Corven Icenail said...

No vuelvo a patear a mi gata.... espero que estés contento...

11:34 a. m.  
Blogger Clau said...

yo quiero un gato !!!
Abrazos de oso

11:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home