Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, mayo 30, 2007

Fuego

El mortífero fuego empieza a invadirlo, sin que él pueda hacer nada. Sabe que en la medida que el fuego se aleje de su brazo y se acerque a su cerebro su vida valdrá y durará menos. Ya había visto a muchos morir víctimas del fuego. Todos partían igual, primero por curiosidad, luego deseo, finalmente pulsión. Unos cuantos se asustaban en su primer acercamiento y se alejaban para siempre, pero aquellos que se atrevían una segunda vez, quedaban en las garras del deseo para siempre.

En su trabajo era habitual vivir al límite permanentemente, por tanto era común buscar desahogo donde fuera. Y si el desahogo mezclaba riesgos y placer, mejor se sentía la recompensa.

Mientras sentía el fuego subir por su brazo ya inutilizado, alejarse de sus dedos y acercarse a su hombro, un dejo de desilusión lo invadió, pero ya era demasiado tarde, no había vuelta atrás. Nada de lo hiciera impediría que el fuego llegara a su cerebro y acabara con su vida. Recordaba sus inicios, cuando llegó joven e inocente a su trabajo, cuando todos los días consistían en salvar las vidas del resto, sin medir el precio de la propia. Turnos de 12 o 24 horas lo absorbían, hasta que conoció el placer del fuego... desde ese día lo necesitaba más y más. Cada día sentía menos placer al salvar vidas y más al correr peligro. Y cada vez necesitaba correr más riesgos para lograr el mismo placer.

El fuego ya llegaba a su tórax, inflamando todo a su paso. De ahí al cerebro era un solo paso, y todo habría acabado. Por lo menos no tenía familia ni amigos, así que nadie lo lloraría. Ya no importaba, corrió el riesgo y perdió, ahora había que asumir. Aquellos que había salvado tampoco importaban, y aunque importaran, tampoco lo podrían ayudar.

Llegó la hora, el fuego llegó a su cerebro. Lentamente empezó a sentir su vida irse, a perder el conocimiento y los sentimientos. Ojalá nadie más fuera perjudicado por su decisión. Diez minutos más tarde, la enfermera encontró el cadáver del joven cirujano en la residencia médica; en el suelo, al lado de su cuerpo, la jeringa contenía los restos de la droga…

37 Comments:

Blogger eduardo waghorn said...

Esclavo de sus deseos.
Éstos jamás se satisfacen.

7:45 p. m.  
Blogger Daniel said...

En lo que se supone que podia ayudarlo estaba el final de su existencia. Muy buen relato. Saludos

9:14 p. m.  
Blogger Águila libre said...

Hola Blood: dos leídas, no entendía eso del fuego, jajaja, claro era droga, pero eso lo entendí después.

Lamentable, que se puede decir, gran lacra de toda la sociedad.

Un beso,

Pay

10:16 p. m.  
Blogger Don Chere® said...

Nada que decir..excelente forma de hablar del efecto de la droga...la cagó...demasiado bien figurado.-

Cuídate.-

1:10 a. m.  
Blogger La Dulce Luna said...

Estimado Blood, ¿quién sabe qué mecanismos mentales tienen las personas para llegar a drogarse?...quizás por ¿mitigar su propio dolor?, quizás...¿soledad? ¿cansancio? ¿experimentación personal? ¿superar su propia vida?...¡es tan difícil saber por qué!.
Tu relato guarda misterio casi...hasta el final
Dulce mañana, amigo

6:31 a. m.  
Blogger Mar de Isaac said...

Qué hacer cuando uno se sumerge en delirios, cuando una diminuta dosis no la sabés medir, cuando te excedés por uno o dos microgramos y el sentimiento de euforia te llega y te colma con lo que jamás lograste imaginar, aún sabiendo que no harás más que recordar sombras de todo el mundo que viste allá en ese tunel, en esa jeringa...



Pronto vuelvo...

1:02 p. m.  
Blogger La Libélula said...

Que fuerte, tan letal y destructivo y sin embargo una realidad de la que si no logras escapar terminas muerto, como un fuego extinguido por otro fuego y al final, nada, sólo la soledad y la muerte.

Me dejó pensando.

Cariños

Yve

5:04 p. m.  
Blogger Sorecita said...

Querido Dr. Sanguinolento...me encanta que me haga pensar en una cosa y sea otra...le prometo que en cuanto tega diero le comprare su librito...

Besos
Sorecitas

9:12 p. m.  
Blogger Opinologa said...

Hola Doc.
me gusto muchooo, sigue escribiendo.

un saludo y cuidese.
un beso

9:23 p. m.  
Blogger Juan Carlos said...

Donde la venden ?

solo por la curiosidad
;)

9:02 a. m.  
Blogger Princesa Dariak & CinQue said...

Hola, estamos de regreso saludando a los amigos, tomados de la mano llendo a sus blogs, te invitamos a leer la segunda parte de la entrevista que Lully nos ha hecho...

http://www.equinoxio.org/columnas/elbalcon/princesa-dariak-y-cinque-el-milagro-se-dio-1356/

Abrazo de Luz y Muaaaaa.

11:06 a. m.  
Blogger princess olie said...

Sí, la droga debe quemar el alma.
No en vano,
ella muestra un leve, levísimo,
atisbo del infierno.

Abrazos optimistas y buen finde:

olie

11:29 p. m.  
Blogger Die Walküre said...

Y ese fuego a veces consume todo,unas más rápido, otras más lentamente se impregna en lo deseos y el llamado de la muerte.
Y la droga quizá sólo fue un pasó,la parte más rápida de su decisión o la más lamentable de su adicción..
Saludos estimado Doctor!
Auf Wiedersehen!

12:54 a. m.  
Blogger FÈNIX said...

Es terrible el efecto de la droga, ojalà que tuviesen un fin tan ràpido como el cirujano, en la triste realidad, vagan por ahi en una lentìsima agonìa.
Para mi desgracia lo vivo dia con dia, ver esos pobres muchachos muertos en vida.
es terrible en verdad.

un saludo

1:13 a. m.  
Blogger Cristian said...

Ufff... que fuerte, pero eso es lo que sienten muchos en este caso... creo que es una buan visión de lo que la droga puede llegar a hacer. Bendiciones.

1:49 p. m.  
Blogger Ana María said...

Tus letras son como la sangre.
Esto me interesó prometo volver para leer lo que me falta.

5:57 p. m.  
Blogger Vero said...

Todos lo saben.. la droga mata lentamente... que importa, no tengo prisa.

Un Beso.

6:43 p. m.  
Blogger MentesSueltas said...

Hola, pasaba a saludar y dejar un cariño desde Buenos Aires.
MentesSueltas

Pictoricas Internas
ArguMentes

7:14 p. m.  
Blogger Siempre said...

Gracias, muchas gracias.

7:23 p. m.  
Blogger Cata Fdez said...

esclavo del consumo, de la alquimia de transformarse, de dejar de ser forma, de intentar ser contenido... ¿te has dado cuenta que el drogadicto es un buscaadr de apegos?... y bien, no te he contado que Trabajo con el CONACE, y este cuento me encantaría para la reunión de la semana. ¿Puedo dar tu link para que lo lean?...


Ah!!!! besos de media noche... antes de salir a perderme en los vicios nocturnos, lo mínimo es que salude a mi gran amigo sangriento. jejejeje... (ves que amí también me gustan los puntos suspensivos?)

1:02 a. m.  
Blogger Jenipher said...

Me encantó tu esapcio... hmm, fuego... (???)


Sabes? yo estoy en busca de un vampiro... ¿sabes dónde puedo encontrar uno?

2:57 a. m.  
Blogger vylia said...

Vaya, vaya, sí, hablamos del mismo tema. Es sólo que mi amigo está en el borde del abismo, y no me gustaría que saltara, pero no hay mucho que pueda hacer para evitarlo. Además, no quiero ser la enfermera :P.

Un abrazo escarlata.

9:06 p. m.  
Blogger COLECTIVERO_SATANICO said...

...kema komo la puta' madre

11:27 p. m.  
Blogger Joss said...

Una vez cruzas el fuego...,
te invita a quedarte para siempre.

DTB

5:27 p. m.  
Blogger Srta. Lee said...

Ojalá no sea yo la enfermera que encuentre muertos por ahí.
Leí algo por ahí de que ibas a sacar unos libros? genial!
Un abrazo.

6:36 p. m.  
Blogger cris said...

no pues con esa amenaza volví a entrar y a postear aunque sea pa decir que me carga el font rojo y que no lei nada, aunque algo de bueno deber haber, porque me hizo mucha gracia la amenaza.
capaz que vuelva.

11:00 p. m.  
Blogger Icy said...

Chuta que fuerte!!! Hace tiempo que no venía a verte ni a disfrutar de tus cuentos!!!

Y quedé pa'dentro, pensativa... qué tendrá el fuego que aunque queme y duela siempre te hace volver por más eh???

Desgraciadamente si le preguntas a los cadáveres, ninguno es capaz de darte una respuesta...

Un beso como eso que te gustan, sangrientos...

Icy

3:41 a. m.  
Blogger LA_ARAÑA said...

ahhhhh!!!!!.....
buen relato....
SALUDOS!!

tejiendo...tejiendo...

2:28 p. m.  
Blogger Alfonsina said...

Blood!

Estai locoooooo!!! Locooooooooo!!!

jajaja, y con este frío como que me gustó sentir el calor del fuego en mi cerebro (y sin drogas)...

Un beso!

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

6:18 p. m.  
Blogger Michelle מישל said...

que tal Blood: buen relato...el fuego una forma cruel de morir..ojala su proxima vida elija el agua para vivir..
Shalom

7:00 p. m.  
Blogger La Dulce Luna said...

Caballero, ¿no lleva usted mucho tiempo descansando de trazar palabras?

Dulce noche

7:14 p. m.  
Blogger ¬DonKaoss ® said...

La droga y sus efectos son algo tremendo, un cancer social que debieramos enfrentar con todas nuestras herramientas sin escatimar en nada.

Notable como siempre el relato,realmente impactante y segun mi humilde opinion lo mejor en su genero.

Saludos y gracias por pasar por la ciudad

12:38 a. m.  
Blogger Roberto del Campo Valdés said...

Hola Dr. Blood:

Este texto yo lo utilizaría para mostrar a quienes piensan que las drogas son algo que pueden controlar y dejar cuando quieran.

No hay ninguna adicción que termine bien.

Un abrazo. Excelente texto.

10:45 a. m.  
Blogger LA_ARAÑA said...

ejejejej....quizas si!!...quizas no!!!
es relativo...

graxias por tu visita...
SALUDOS

1:42 p. m.  
Blogger Dulcinea said...

Estimado doctor:

Hasta aquí le he leído, y me a gustado su forma de escribir, no son historias de terror, si no de la vida real. Específicamente, en este escrito nos habla de la dependencia, de la prisión y cadena perpétua que provocan la drogas.

Respetuosos saludos.

2:29 p. m.  
Blogger Bruj@ said...

Uff.. me llegó... Es por eso que dejé los dobles cuartos turnos... reventada!!, pero mi droga no era una droga o si lo era, ..no lo sé... espero que no lo sea.
Cuando la pasión se transforma en fuego.. que te mata.
El fuego que nos consume a veces no es de ese tipo. Cuando es parte de la vida, cuando es algo que llevas dentro y no externo, cuando es algo mas que eso. Cuando es parte de tus huesos y tu sangre, cuando te come desde dentro te fagocita lentamente y sabes que sin ello mueres... y le puedes llamar...
llamale como kieras. no?

11:21 p. m.  
Blogger Bruj@ said...

a tdo esto.. a que fué la enfermera en la residencia médica.. mmm jajajaj ( k mal pensada yo).. enfermera tenía k ser.

Besillos, exelente tus blog`s. Pero creo que moderaré mis comentarios. Porque no quiero que pienses que soy una lunática, ezquizoide, obsesiva detrás de tus escritos... aunk si lo piensas que mas da!! Igualmente Dejaré lectura para mañana.

11:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home