Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, mayo 20, 2009

Cabalgata

El viejo y cansado jinete termina de prepararse para la misión. Sus superiores le habían avisado que el momento había llegado, y al fin se vería si toda esa larga y tediosa preparación había servido de algo. Mientras terminaba de vestir el extraño uniforme que nunca le gustó, pensaba en lo terrible del momento. Siempre le habían dicho que en algún instante sucedería, que se sabía que tarde o temprano tenía que ocurrir, pero como siempre, al llegar ese momento que ha nadado por largo tiempo en el mar de la incertidumbre, se siente como demasiado luego, y que faltaron cosas por hacer para evitar un mal mayor.

El jinete sale de sus aposentos luego de orar para que su misión llegue a buen fin, si es que su fin pudiera catalogarse de bueno. Con parsimonia y algo de cansancio por la casi eterna espera se acerca a las caballerizas. Ahí, junto al cuidador, estaba el jamelgo que lo llevaría a cumplir su cometido. Su viejo y fiel caballo también estaba ataviado para la ocasión, con las vestiduras propias del momento; en cuanto lo vio acercó su mano al hocico del noble animal, que inmediatamente empezó a juguetear con sus gruesos labios en la palma del jinete, que le sonreía y acariciaba sus ya amarillentas crines. El cariño y la complicidad entre ambos era incuestionable.

Mientras jugaba con su caballo, los otros jinetes se acercan a la caballeriza; sin mediar palabra entre ellos, cada cual se aproxima a su respectivo caballar para jugar o acariciar a quienes los guiarán en el terrible destino que cada vez les aguardaba más cerca. De pronto, una voz les da la orden de salir. Cada cual monta su caballo y se acerca a las puertas de salida.

El viejo y cansado jinete sigue la fila en el lugar que le corresponde. Por lo menos no era el primero ni el último; su tercer lugar entre los Cuatro, tal como dictaban las escrituras, era el más adecuado para el jinete de la enfermedad y la muerte…

12 Comments:

Blogger Clo... LA VILLANA said...

Wowww! bastante criptico, que querís que te digaa!
Pero en fin, ta weno... me gustó es muy apropiado pa estos tiempos porcinos
Besotes pa vos

7:38 p. m.  
Blogger Ulysses said...

no me gustaría ser el jinete de de uno de los los 4 caballos del apocalipsis. Cada uno tiene su trabajo.

Saludos

8:02 p. m.  
Blogger Cardo said...

Jo'er tío!!! De verdad nada envidiable la misión de los jinetes... "que Dios nos pille confesados"... fiuuuuuuuuu

SALUDos!

2:52 a. m.  
Blogger C.G. said...

;-)
A eso es a lo que me refería...
Te vuelvo a "ver" :-)

11:31 a. m.  
Blogger Anaís Sandiego said...

Siempre preferí a Guerra, que mata de frente.

Saludos, Mr. Blood.

Anaís S.

5:09 p. m.  
Blogger Siempre Yop, Bárbara para los amigos said...

hay algunos que en ocasiones pagariamos por esa oportunidad....

abrazos amigazo

6:36 p. m.  
Blogger PsIcK said...

mmmmm... interesante...
la victoria del Anticristo, La guerra, La hambruna y la muerte...
Mish! interesantirijillo, no se me habría ocurrido ni en mil años
Weeeeenooooo!

ya pui Doc.
Saludos le enviamos desde el PsIcKiatrico (q por razones escolares se traslado a Rusia (larga historia))

12:35 a. m.  
Blogger Hernán Fco. said...

Uff, apreto ancas a galope tendido no mas

2:24 p. m.  
Blogger MNB said...

Parece que me estoy poniendo ñurda.
Me costó entenderlo.
Triste final.

Abrazos.

12:23 a. m.  
Blogger Daniel said...

Andas apocalíptico. Pensando en el año 2012?.
Saludos

7:39 p. m.  
Blogger Maria Jose said...

q apocaliptico..

mis respetos ^^

11:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Esta sumamente criptica, muy buena la historia, esta bueno hablar del apocalipsis en estos tiempos.Saludos

6:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home