Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, junio 17, 2009

Lírica

La dulce voz de la cantante llenaba el ambiente. Cada nota que leía de la partitura grabada en su mente y transformaba en canto era capaz de enternecer al más insensible entre los insensibles, y la potencia de su voz opacaba cualquier otro intento de ocupar dicho espacio acústico. Sin embargo su canto reflejaba sufrimiento.

La joven soprano era la revelación del bel canto de su país. Con sólo dieciséis años había conquistado todos los escenarios del continente, y ahora esperaba el resultado de las negociaciones de su manager para empezar una gira que la llevaría por el viejo continente. Había comenzado sus clases intensivas a los ocho años, y sus padres decidieron cambiar de profesor a los catorce; esto sumió en una pena inconmensurable a la niña, quien se había encariñado con quien la había guiado por el camino de la música, y había truncado las esperanzas del maduro profesor, quien veía en la muchacha su última oportunidad de hacerse un nombre en la lírica mundial.

Esa mañana la chica había salido al ensayo de la nueva ópera que montarían, y que tal vez sería la despedida antes de iniciar su periplo internacional. De improviso reconoce a su profesor, el cual la saluda cariñosamente y la invita a su casa a tomar algo; luego de la taza de café, se quedó profundamente dormida…

Cuando despertó, la muchacha se encontraba frente a un micrófono; su profesor estaba sentado a su lado, y había un extraño mecanismo conectado al equipo de amplificación. El profesor activó la base de sonido, y empezó a sonar una pieza conocida por la niña, quien instintivamente empezó a cantar. Cuando quiso terminar, el profesor le reveló el secreto oculto en el mecanismo de amplificación, que no era otra cosa que una poderosa bomba que se activaría en cuanto la muchacha dejara de cantar. El profesor había logrado el objetivo de ser el último en escuchar a su querida alumna.

10 Comments:

Blogger Sabina Atalaski said...

Ptas con lo mal que canto, ni cagando esperarían que terminara la canción pa activar la bomba.

Un beso, se le quiere.

8:49 p. m.  
Blogger Clo... LA VILLANA said...

Verdad... Yo con lo desafiná, el viejo ni espera que empiece la primera estrofa y "activa el mecanismo" XD
Besitosss

12:35 a. m.  
Blogger Bitter said...

juass, rara versión del fantasma de la ópera.
besos

1:35 a. m.  
Blogger Sara said...

Buenisimo, me gusto el final, creo que llamare a mi profe de canto para ver como esta jaja

salu2
Sara.

11:04 a. m.  
Blogger Machelita said...

Yo no canto ni en la ducha!!! me matan de una!!!

Lo del Profe ese si que es quedar picado!

Saluditos!

2:41 p. m.  
Anonymous Rocio said...

ese es mi doc!!!!!!, me gusta cuando se pone tetrico jajjajajajajaja

wenisimo cuento

4:13 p. m.  
Blogger Daniel said...

En mi caso, a la primera nota desactivarian la bomba para no sufrir la tortura, jajajaj.
Saludos

7:06 p. m.  
Blogger Froiliuba said...

Me recordó a la magnífica María Callas , un poco al fantasma de la ópera y por último a las mas sádicas torturas.

Un placer leerte, como siempre

4:02 a. m.  
Blogger Maria Jose said...

pero si la culpa la tuvieron los papas de la niña!! jajajaj

7:11 p. m.  
Blogger PsIcK said...

jo! años que no me pasaba por aquí.
Y, ahora que lo hago, descubro que mi amada música de ha convertido en asesina...
Interesante.

Saludos le enviamos desde el PsIcKiatrico

12:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home