Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, mayo 26, 2010

Historia de Sangre: Clan

Historia de Sangre ©2007 Jorge Araya Poblete
Registro de Propiedad Intelectual Inscripción Nº 160719

Capítulo X: Clan

Luz y su hijo avanzaban a través del bosque. Pese al tiempo transcurrido ella se acordaba casi perfectamente del camino a casa, salvo el trayecto en que Blood la llevó aturdida. Pero sabía que si avanzaba con el sol en su espalda, en algún instante llegaría al lugar donde hace cinco años su destino había cambiado. Mientras caminaban, intentaba explicarle a su hijo el cambio que experimentaría. Le hablaba acerca de los otros niños, de los otros adultos… y le recalcaba el hecho de tener que obviar de sus conversaciones a su padre… La gente normal no entendería la historia de un padre caníbal viviendo en un castillo igual al de su abuelo, a quien no conocía. Era más fácil decir que era un guerrero de un clan desconocido por esos lugares, y que luego de un tiempo había muerto en batalla… o desaparecido… o lo que fuera menos la verdad.

Mientras avanzaban por el bosque el niño le hizo una pregunta que dejó helada a su madre:
-Mamá, tú te llamas Luz ¿cierto?
-Sí hijo.
-Y a mi papá le decías Blood…
-Claro hijo.
-A mí me dices hijo… ¿cómo me dirá el resto de la gente…?

En ese instante se percató que en su lucha continua por sobrevivir y por mantener seguro a su hijo, había olvidado darle un nombre… claro, en esa soledad era simple decirle “hijo”, pero ahora que iba a introducirlo al mundo real debía darle un nombre. Y uno que no llamara la atención de la gente. Uno que lo identificara con su origen, con su familia, con sus raíces…

-Te llamarás Víctor.
-¿Víctor? ¿Qué es eso? Tú me dijiste que el nombre de mi padre…
-Víctor significa victoria, triunfo.
-Pero yo no he triunfado en nada…
-Ese es el nombre de mi padre, tu abuelo.
-Ahhhh….
Luz recién estaba aprendiendo cómo aprenden los niños, y en esas circunstancias no le estaba gustando el juego de preguntas y respuestas al que estaba siendo sometida.
-¿Mamá?
-Dime… Víctor.
-Víctor… me gusta… mamá, tú me dijiste que en tu pueblo la gente lleva un segundo nombre que representa su clan de origen.
-Sí, todos tenemos uno, se llama apellido y representa nuestro origen. Yo llevo el de mi padre, North, que es el nombre del clan de donde él viene. Significa norte, y es porque era el clan de más al norte del territorio donde vivían sus ancestros.
-Ahhhhh…

Mientras seguían avanzando ella esperaba la pregunta final, aquella para la cual no tenía respuesta… o más bien cuya respuesta no quería dar.
-¿Y yo?
-… ¿tú qué hijo?
-¿Mi apellido?
-Usarás el de mi padre.
-Pero él no es mi padre, y el clan de mi padre no es del norte, así que no nos representa.
Luz respiró: su hijo merecía un apellido que perpetuar en el tiempo, y que fuera un reflejo de la historia de su padre, quien no la había recibido.
-Tienes razón hijo. A ti te representa el clan de tu padre, y ese será tu apellido.
-No entiendo.
-Serás del clan Blood… Víctor Blood…
-¿Víctor Blood? Me gusta…

De pronto, a no más de cien pasos de distancia, aparece ante sus ojos un claro a la vera de un camino descuidado. En él, aún quedaban los restos de una vieja tienda de campaña azotada por cinco años de lluvia y sol…

2 Comments:

Blogger Daniel. Te invito a visitar http://eldeportero.wordpress.com said...

Victor Blood. Buen nombre para el protagonista de la historia.
Saludos

9:17 p. m.  
Blogger KARITO:) said...

asu q impactantes palabras y q buen analisis
pero deberias poner imagenes seria mejor!

7:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home