Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, noviembre 17, 2010

Enano en el ojo

Mientras miraba en el espejo el otro día, caí en cuenta que dentro de mi ojo había un enano. Sí, al mirar mi pupila al espejo vi a alguien mirándome desde dentro, no sé si dentro de mi cabeza o sólo de mi ojo. Nunca hubiera pensado que había un enano viviendo dentro de mi ojo… si lo hubiera sabido antes hubiera medido más mis palabras y mis actos para no darle una mala imagen de mí. Es extraño que dentro de una parte tan sensible de mi cuerpo haya un enano… ¿desde cuándo estará ahí, acaso desde que nací? o peor aún… ¿no será eso lo que llaman alma, o tal vez la conciencia?

De pronto la curiosidad me asalta, y con algo de temor decido mirar mi otro ojo… oh no, en el otro ojo también hay un enano. Y no es el mismo que se haya cambiado de ojo, pues veo ambos a la vez y en cada uno veo uno de aquellos. ¿Y si así funciona el cuerpo humano, gobernado por enanos en todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo? ¿Cuántos enanos hay en cada cuerpo? ¿Qué pasa cuando morimos, o acaso la muerte humana es la muerte colectiva de todos los enanos? ¿Y qué pasa cuando nos operan y nos sacan algo, acaso ese enano se va junto con el órgano extraído y muere con él?

Mientras miraba en el espejo vi mi imagen reflejada en mi ojo, y el ocio me hizo pensar que había dentro de él un enano. Luego de apagar la luz del baño vi un extraño reflejo saliendo de uno de mis oídos. Si no hubiera sido de madrugada, hubiera jurado ver en el espejo que un enano me sonreía desde su hogar…

1 Comments:

Blogger Clo... LA VILLANA said...

Ohhh tirrible de raro el cuento, pero lo encuentro genial y distinto :)
becho

10:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home