Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, febrero 02, 2011

Nueva

La muchacha coqueteaba con el adusto hombre de negocios en el bar. Mientras ella usaba todos sus encantos para llamar su atención, él simplemente miraba por la ventana hacia la calle; luego de su última aventura y sus consecuencias, sólo deseaba estar solo un tiempo. Para la muchacha ese hombre era interesante, alguien que cabía a primera vista en la categoría de señor. Ropa bien cuidada, perfectamente afeitado, cabello entrecano y ojos oscuros enmarcaban una presencia seria pero afable. Para el hombre la muchacha era una tentación. Joven, voluptuosa, ropa ceñida al cuerpo muy llamativa, pelo largo color azabache, piel tostada.

Pasado un par de horas el alcohol ya había hecho el efecto que la muchacha esperaba, logrando que el hombre conversara con ella. Una hora después el hombre se dejó llevar por sus instintos y llevó a la muchacha a su departamento. Al parecer esa noche no estaría solo; ya habría tiempo luego de hacerse cargo de las consecuencias.

El despertar del hombre fue como de costumbre, con un terrible sentimiento de culpa y dándose cuenta del error cometido; ahora sólo quedaba asumir la responsabilidad de las consecuencias. Luego de levantarse, bañarse y vestirse con ropa cómoda, tomó el cuerpo de la muchacha para subirlo al portamaletas del auto y deshacerse de él. Ya vería durante la tarde dónde dejar la cabeza; probablemente debería guardar las más antiguas en la bodega para dejar espacio a las nuevas.

5 Comments:

Blogger C.G. said...

Es el Doctor Blood que yo recuerdo del 2006 :-) XD
Nice.
Pero recuerde no "perder las cabezas" ;-)
Po.

5:48 p. m.  
Blogger Clo... LA VILLANA said...

Por lo menos él coleccionaba cabezas... O_o
Becho

6:16 p. m.  
Blogger LA LOCA DE LA CASA said...

o sea que es un asesino en serie? ohhh que tirribli. Me gusta la idea de coleccionar cosas.

12:50 a. m.  
Blogger PsIcK said...

Cuando las colecciones tipicas como monedas o estampillas no son suficientes, hay excentricos que prefieren cabezas humanas (o uñas del pie ).

Saludos desde el PsIcKiatrico

12:10 a. m.  
Blogger Srta. Australis said...

Volviste Doc!!!!!!

Cuento de aquellos!!!!!

Bueno, por razones como esa mi mamá no me deja hablar con extraños xD

Un besote, como siempre un gusto leerlo.
Tau

1:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home