Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, diciembre 28, 2011

Puerta

Cada cierto tiempo la puerta de la casa que daba al patio crujía sin razón aparente. La joven dueña de la vieja casona recibida de herencia de su abuela ya estaba acostumbrada al continuo sonido. Día y noche, invierno y verano, siempre la puerta del patio crujía y crujía; no importaba que estuviera abierta o cerrada, la puerta jamás dejaba de crujir.

Su abuela, quien edificó esa casona en un terreno heredado de su propia abuela, era una mujer extraña. Dueña de conocimientos pasados de boca en boca de varias generaciones, era algo así como una guardiana de toda esa información, que más que nada era una suma de secretos incontables acerca de las familias de la ciudad. Su casa era un enclave soñado para historiadores y trovadores, quienes luego de conversar una tarde entera con la sabia mujer tomando mate amargo, salían maravillados de todo lo que la abuela sabía acerca de lo que le preguntaran. Lo único que la mujer jamás revelaba era la fuente de sus conocimientos: si alguien se atrevía a preguntar por ello la mujer se sumía en un mutismo que obligaba a sus interlocutores a abandonar la casa y no volver nunca más. La abuela era en general una mujer feliz de la vida que tenía, salvo por un detalle: su hija, la llamada a heredar todo, no se interesó nunca por nada de su madre. Así, cuando creció su nieta y mostró un interés sincero por ella, encontró a quien legar su mente.

La niña tenía libertad absoluta en la casa de la abuela, no había lugar vedado ni pregunta no respondida. Cuando cumplió los quince, y presa de la curiosidad propia de una chica de su edad y de la infuencia de las historias escuchadas, le preguntó a la matriarca de dónde salía todo lo que sabía, a ver qué pasaba. Para su sorpresa su abuela no se enojó, sino que la llevó al fondo del patio y le mostró la raíz de la vieja higuera. Ahí le explicó que estaba enterrado el cuerpo de una vieja bruja, quemada hacía ya trescientos años, y que era la fuente de toda sabiduría en la familia. También le hizo una advertencia: toda la casa estaba hecha de modo tal de contener el alma de la bruja en su lugar. Si algo de la estructura de la casa salía de sitio, las consecuencias serían insospechadas. Entendiendo apenas la mitad de lo que escuchó, no le dio mayor importancia y siguió haciendo su vida.

Cuando la sabia mujer murió, dejó de herencia la casona a su nieta, convencida de haber hecho bien su trabajo y haber escogido adecuadamente a la depositaria de su sabiduría. La joven lloró la muerte de la abuela que la crió desde los diez años hasta su muerte, cuando ella acababa de cumplir veintidós. Pese a la pena sabía que debía honrar su memoria manteniendo la tradición familiar abandonada por su madre; así, se dispuso a ver cómo podría hacerse cargo de tamaña tarea.

Cada cierto tiempo la puerta de la casa que daba al patio crujía sin razón aparente. La joven ya estaba aburrida de ese sonido continuo de la vieja y desvencijada puerta de color madera algo rojizo. A sabiendas que no podía sacar nada de la estructura de la casa, creyó dar con el origen de los crujidos: los tornillos que unían las bisagras a la madera estaban sueltos, producto de las décadas de apertura y cierre de la vieja puerta. Para no cambiar la vieja hoja de madera ni las bisagras, decidió sacar los tornillos y poner algún tarugo para rellenar y recolocar los soportes, para que así siguiera la puerta en su lugar y despareciera el ruido para siempre. En cuanto terminó de soltar el último tornillo y de desmontar la puerta, un crujido enorme partió la madera por la mitad: el gran escudo de canelo consagrado había sido removido, dejando escapar el espíritu de la bruja, quien capturó el alma de la muchacha y la enterró debajo de la higuera, apoderándose del cuerpo de la descendiente de la machi que la había encarcelado por trescientos años. Con ese nuevo cuerpo podría llevar a cabo su venganza, luego de quemar la puerta y fundir los tornillos y bisagras para rehacer la daga ceremonial que se había usado para su fabricación, y que ahora sí lograría su cometido: acabar con todos los brujos mapuche y dejar el camino libre para ser reemplazados por brujos del mal. La batalla por la tierra había empezado, y una de sus guerreras yacía encerrada bajo una higuera por culpa del crujido de una puerta.


REGALO

Víctimas, los invito a descargar mi nueva novela "Vilú: La renovación de los Tiempos" , si les interesa leer algo más extenso.

6 Comments:

Blogger Sander said...

Nunca me gustaron los cuentos de machis y brujas y nada que tuviese que ver con la cultura mapuche. No tengo nada en contra de ellos, es simplemente que soy un poco reacio a todo lo que se parezca al folclore. Ni la cueca me gusta.

Pero usted, doc, ha tenido la brillante idea de mezclar esas aburridas historias mapuches con lo contemporáneo, y eso es lo que me llama la atención. Por eso me gustó Vilú.

Espero que el próximo año nos siga contando buenas historias de misterio, para leer en las noches oscuras (culpa de los flaites que tiraron algo a los cables del tendido eléctrico y nos dejaron casi toda la cuadra sin luz).

Saludos cordiales.

3:28 p. m.  
Blogger Clo... LA VILLANA said...

La idea esta buenísima... la lucha del bien u el mal desde la óptica mapuche es muy original. Me gustó.
Besos

11:49 p. m.  
Blogger LA LOCA DE LA CASA said...

Es una versión ecléctica de occidente, la machi y los castillos medievales... buena combinación. Me interesa el símbolo de la puerta, la puerta abre al mundo y cierra los mundos, en este caso, abrió el mundo del mal que ha desvastado nuestras raices originarias.

12:18 a. m.  
Blogger lisahayess said...

Hola queridoooo, te acuerdas de mi???? cómo has estado?? un beso, cuidateeee

10:10 p. m.  
Blogger TUE_TUE said...

me recordó el libro "Ngen Mapu, el dueño de la tierra" (tendrá alguna relación?) quien sabe, solo el autor de este relato....

-------------------------------
http://chileniaucronica.blogspot.com/

http://blackhole.bligoo.com/

10:17 p. m.  
Blogger Blood said...

Hola Lisa, ¿cómo has estado? Como ves, sigo escribiendo mis locuras de siempre. Cuídate.

Blood

12:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home