Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, noviembre 21, 2007

Teléfono

La joven estaba tensa en su escritorio, la incertidumbre la estaba matando pero sabía que tenía que conservar la calma; de hecho para eso le pagaban, para esperar una llamada que tal vez nunca llegaría. El destino era extraño y a veces hasta burlón: ella que vivió toda su niñez y juventud al aire libre, en un campo maravilloso lleno de flores y animales domésticos, ahora estaba confinada a trabajar en una oficina de 9 metros cuadrados sin ventanas y con un gran computador como su contacto con la realidad. Y el teléfono. Pero el teléfono casi no contaba, ella llevaba 3 años trabajando en esa oficina y nunca había sonado. A veces lo levantaba para asegurarse que fuera de verdad y no sólo un adorno más de ese calabozo sin adornos que llamaba “trabajo”.

La joven había sido elegida 3 años atrás al terminar sus estudios como una alumna de excelencia, avezada en todo lo que a tecnología se refiriera, y con una paciencia y sangre fría excepcionales. Que esa oficina le ofreciera trabajo al salir de sus estudios era un verdadero privilegio, y más aún con un sueldo de más del doble de lo que sus compañeros de promoción podrían siquiera soñar… pero ya con 3 años en la rutina del tedio su mente aspiraba a nuevos desafíos y su alma, a una vida normal.

La joven estaba tensa en su escritorio. Había hablado con su jefe directo acerca de sus intenciones de renunciar, y éste la había dicho que consultaría a los mandos superiores y le daría una respuesta, que obviamente recibiría por teléfono. De pronto, el aparato sonó: la cara de alegría de la joven era indescriptible, recibiría la confirmación de su renuncia, y había terminado con la duda de 3 años. Al levantar el fono, una voz desconocida le dio un código numérico: al parecer no había alcanzado a renunciar antes de activar las ojivas nucleares y lanzarlas contra el enemigo…

12 Comments:

Blogger Daniel said...

La verdad no se si firmaría un contrato para un trabajo de ese tipo.
Saludos Blood

8:03 p. m.  
Blogger Jaime Ceresa® ( 2 de diciembre, 20Hrs.- Premios Cero Aporte 2007 - No olvides Votar en La Página®) said...

MMhhh...no es el ideal de pega para el cual me contrataría.-

Cuídate.-

10:27 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Me pareció de repente, un panorama conocido...

Saludos nocturnos

1:55 a. m.  
Blogger Opinologa said...

Hola Doc:

Es idea mia, o ultimamente te ha dado por cuentos bombisticos ah?

Cuidese...

Un besote!

1:57 p. m.  
Blogger Pretoriano said...

Es que un contrato de detonador de bombas debería tener condiciones especiales... "Se libera al Sr. XXX de toda responsabilidad frente a terceros que pueda tener la detonación de la bomba, quedando ésta en total posesión del empleador..."

Es lo justo, ¿no?

10:49 p. m.  
Blogger ♦♦♦sol☼de☼soles♦♦♦ said...

Nadie sabe para quien trabaja...Buenísimo.
Besooooooooos Querido☼

2:34 a. m.  
Blogger Dra Parca said...

Este relato fue más tipo La Dimensión Desconocida :P Juas!

Nunca me agradó la idea de trabajar encerrada en una oficina, lo he hecho pero lo abandoné.

Saludos.

2:43 p. m.  
Blogger Carmen Gloria said...

¿Será que siempre lo malo no es "tan" malo como parece a simple vista?
;-)

12:48 a. m.  
Blogger pancha said...

Jamás trabajaría en algo así... o sea, una lata! apretar los números de las ojivas, eso jamás se me habría ocurrido... y sabes que Doc? máteme las veces que quiera, igual seguiré vivita y coleando... besos!!!!!!!!

4:10 p. m.  
Blogger LATIDOS URBANOS said...

Ehhh no es lo mío definitivamente ja ja ja

Un abrazo

10:29 a. m.  
Blogger Lover said...

a esto nos lleva este mundo porque siempre quieres ganar bien y cuando lo logras te das cuenta que te hace falta otra cosa.... mas vale la felicidad simplemente eso... de regreso y que fue estaba media desaparecida quizas, simplemente, sin inspiracion
un besoton doc terrorifico

anfetaminada
LA MUJER DETRAS DE LA ETERNIDAD

10:32 a. m.  
Blogger Icy said...

Valoooorrrr!! Yo no podría trabajar en un lugar sin ventanas ni por todo el oro del mundo... uffffffff!!! Menos si dentro de las obligaciones está exterminar a la raza humana...

SIEMPRE me gustan tus finales!!!

Besitos de aquellos y gracias por tu comment en mi ventana!!

Icy

11:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home