Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, diciembre 12, 2007

Nombre

La muchacha estaba decidida. La vida se había ensañado demasiadas veces con ella, sin que hubiera sido capaz de de encontrar causas, responsabilidades o culpas de su parte. En tan solo veinticinco años todo lo posible de ocurrir le había ocurrido. Sus padres fallecieron cuando tenía ocho años. Unos tíos se hicieron cargo de ella, quedándose con toda su herencia. Su primo había intentado violarla a los catorce, y cuando lo contó no le creyeron y la echaron de la casa. Deambuló por las calles y puentes de la ciudad por cinco años, conociendo de hambre, sed, frío, abusos y drogas. Pero a los veinte años un quiebre en la espiral le dio algunas esperanzas. Conoció a un joven obrero que se enamoró de ella y le ayudó a salir del pozo de cinco años en que estaba hundida. A los veintiuno se casó y a los veintidós nació su hija: el vivo reflejo de su padre, la persona capaz de devolverle la vida a ese cuerpo ya casi sin alma. Pero el destino le tenía preparado el remate final, como si le hubiera permitido levantarse un poco sólo para que la caída fuera más violenta.

El día del tercer cumpleaños de su hija prepararon con su esposo una pequeña celebración. Mientras él adornaba la mediagua y la niña jugaba a esconderle las cosas, ella salió a comprar la muñeca que su hija le había pedido. Al volver de la tienda vio con espanto dos carros bomba que intentaban apagar los escombros de su mediagua; cuando preguntó le dijeron que nadie había sobrevivido, pues ella había cerrado con llave por fuera por error.

El dolor del alma era inconmensurable. Toda la felicidad que había conseguido en tres años desapareció de una plumada; la vida ya no tenía sentido, y su mente no soportaba tanta culpa ni dolor.

La muchacha estaba lista, con seguridad roció su cuerpo con bencina y encendió un fósforo: las llamas rápidamente la consumieron. Extrañamente luego de morir carbonizada en el sitio eriazo, su mente seguía sintiendo el mismo dolor. Al amanecer notó cómo sus cenizas cobraban vida, se unían unas con otras, y retomaban su forma anterior. Ahora entendió que el sufrimiento terminaría cuando debiera y no cuando ella quisiera. Ahora también entendió el porqué del nombre de hombre que su padre le puso: Fénix…

27 Comments:

Blogger Daniel said...

Buen cuento. Es como el dicho que dice lo que no te mata te hace más fuerte. Siento que la protagonista pasa por algo parecido.
Saludos

7:51 p. m.  
Blogger The yeguas said...

Oiga doctorcito rico: ¿si le corremos mano nos daría unas guenas pepas?

Le dejamos unas corrías de mano extras pa' que no escriba cuentos tan tristes.

7:51 p. m.  
Blogger Carmen Gloria said...

Jaja :-)
Buen cuento doc...

Me extrañaba que usted ya adelantara el que había un triste final... usted no suele anticipar...
Y en realidad me sorprendió...
Esta vez no logré adivinar antes de leer :-P

Un nuevo e interesante giro...

Nos leemos en cualquier formato...

9:55 p. m.  
Blogger Jaime Ceresa® ( Vota en los Premios Cero Aporte 2007 - La Página®) said...

Que se puede decir de un cuento que tiene poco de terror y nada de susto..uno de los mejores escritos que te he leido..no asusta nada, pero es una metáfora de la vida...del dolor no se escapa..sólo trae más dolor..simplemente se enfrenta.-

Te cuidas.-

11:56 p. m.  
Blogger Sergio Saavedra said...

Ohhhhh...que cuentooo, es que acaso el dolor nunca termina?, eso es?...

1:03 a. m.  
Blogger Icy said...

Uuuuuuuuffffffff!! Me dejaste pa'dentro, Doc. Con la pena viva.

Lo excelente no me sorprende. Estás con una pluma ligera y ultra creativa, pero francamente prefiero que me asustes... cuando me entristeces, me pones demasiado triste.

Un beso de aquellos.

Icy

12:29 p. m.  
Blogger danieLa® said...

Rayos!, pobre cabra. Y aunque más allá de que el remate sea de película, en la vida real hay muchos casos así. A veces uno no entiende el hecho de que haya gente que venga al mundo sólo a sufrir. Deben ser esos karmas que vienen calculados para cada vida.

Abrazos!.

2:33 p. m.  
Blogger pancha said...

Lo que dice el Chere es cierto, no asusta pero la crueldad de lo real duele mas que la ficción y si, del dolor no se huye, solo se enfrenta... besos doc...

4:54 p. m.  
Blogger Opinologa said...

Hola Doc...

Notable el escrito...me encantó demasiado, me dió pena, curiosidad, suspenso y lo mejor, nunca me imaginé el final...

Sigue Asi lindo...mantén el nivel!

un besote!

10:28 p. m.  
Blogger Icy said...

Estimado Doc, le dejé una invitación en mi ventana, asómese porfis!!

(Ah!! y promo gratis también)...

Puede responder allá mismo si quiere, para que no se desperfile...

Saludines sangrientos!!

Icy

10:58 p. m.  
Blogger Absurdo said...

Dubidubi dubi dubi duuu...

Detrás de un doblez de espacio tiempo... desde la dimensión B, desde los recónditos escondrijos de las sombras cámbricas... Absurdo se hizo omnipresente.

Solo para decir...

¡QUE CRUEL!!!!

10:29 a. m.  
Blogger LATIDOS URBANOS said...

Qué difícil se hace cuando no puedes evadir o simplemente escaparte del dolor...

Un abrazo

4:29 p. m.  
Blogger Pretoriano said...

Muchos suicidas podrían sentirse hasta afortunados de que la fantasía sea eso, fantasía.

7:53 p. m.  
Blogger ♦♦♦sol☼de☼soles♦♦♦ said...

Es muy triste la historia, como la de tantas personas de la realidad, pero aunque estruja, me gustó mucho, el final es de sorpresa, como siempre, pero muy bien manejado.
Besoooooooooos☼
¡¡¡ FELIZ NAVIDAD¡¡¡

4:21 a. m.  
Blogger Emiliano Orlando said...

Uhh! Toda la mala suerte tenia es mina!

Para Daniel, esa frase no es un dicho, es un hallazgo filosófico de Nietzsche...

Con respecto al cuento, su género es así, no creo que sea criticable, es como deathmetal o numetal. Tu prosa es amena, pero creo que la historia daba para mucho más.

Sludos, emi!

5:59 p. m.  
Blogger Triatletaxx said...

Con más tiempo volveré .

Se ve interesante tu espacio ,mister sangre .

7:26 p. m.  
Blogger FENIX said...

Me encantò, al menos para mi, lo tengo bièn entendido, el sufrimiento te hace fuerte y lo que a otros mata, a ti te fortalece.

gracias por escribirlo !!!

11:47 p. m.  
Blogger Sergio Saavedra said...

Si pues de bien lejos, pero cerca, como mi Blog... Visitalo!!!!!!!

9:23 a. m.  
Blogger mariadnne said...

A ver Doc..solo vine a curuiosear por su Nick..sangre..y vaya que le hace honor..entiendo que es la vida misma ..pero ud la hace aparecer como un protagonista...me gusto su cuento...pero es mas dolor del que se pueda soportar sin enloquecer antes..o entregarse a otras adicciones menos santas-

Como yo admiro su profesion y amo las leras..mi cordial saludo..y admiracion por su prosa..bien escrita y la duda ¿ como es que tiene tiempo si es medico ??

Mary..

8:59 a. m.  
Blogger mar.de.Isaac said...

Me ha parecido que renacer es absurdo.



Un saludo.

1:23 p. m.  
Blogger mariadnne said...

Mensaje recibido Doc..

Yo esperaba que me contestara que escribia bajo el dogma de SANGRE ,,SUDOR, LAGRIMAS Y MUERTE..
pero veo que es mucho mas normal que otros..

Un abrazo y gracias por su visita..
e insisto amo las letras--y su opcion por la energia vital como protagonista..es algo extraña--Y EXTREMA..

Mary..

4:35 p. m.  
Blogger Roberto del Campo Valdés said...

Hola Dr. Blood:

Como siempre sorprendes con tus cuentos, Fenix, de verdad tendrá que renacer de sus cenizas para encontrar su destino, nada hará que eso cambie.

Conozco casos reales de vidas que son una oda a la desgracia, pero frente a ciertas cosas no hay nada que hacer.

Espero que Fenix encuentre al fin la felicidad o por lo menos que encuentre una manera efectiva de acabar con su sufrimiento.

Un abrazo.

4:38 p. m.  
Blogger Roberto del Campo Valdés said...

Hola Dr. Blood:

Como siempre sorprendes con tus cuentos, Fenix, de verdad tendrá que renacer de sus cenizas para encontrar su destino, nada hará que eso cambie.

Conozco casos reales de vidas que son una oda a la desgracia, pero frente a ciertas cosas no hay nada que hacer.

Espero que Fenix encuentre al fin la felicidad o por lo menos que encuentre una manera efectiva de acabar con su sufrimiento.

Un abrazo.

4:38 p. m.  
Blogger Icy said...

LISTO DOC!!!!!!

(Espero que sea de su agrado. Hablemos!).

Un saludo de aquellos,

Icy

8:51 p. m.  
Blogger ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO said...

Mi muy estimado doctor,la verdad, eres UNO entre millones y no me refieron a tus letras, sino que principalmente a tu condición humana.

Sinceramente para mi sería todo un honor conocerte. Espero que sea posible.

Un abrazo fraterno y mi sincera admiración.

Que Dios te bendiga Blood,

Alejandro

1:06 p. m.  
Blogger insectario said...

hay quienes postulan que el dolor es un signo vital más... (y la resurrección, la única certeza de haber muerto)

Espero venir más seguido..

2:31 p. m.  
Blogger Maria Jose said...

este si me gusto..
muchisimo..
pd: .. me parecio muy extraña akella propuesta indecente en los primeros post
jajaja
se las trae.. jajaja

11:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home