Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, agosto 13, 2008

Crónicas de Blood IV: Caverna

Otra noche de cacería que acaba y llega el alba, la hora de desaparecer para no contaminarme con mis presas al interactuar con ellos. El sol despunta y me da la señal para el descanso: la presencia de mi sombra. Estos cortos momentos en que mi silueta se proyecta en el suelo son suficientes para entender que no soy de esta realidad, y que vine a este planeta exclusivamente a convertirme en la manifestación patente de la suma de los temores de la raza humana. Pero ya no hay tiempo, debo esconderme para reaparecer la siguiente noche.

Los túneles debajo de las calles que usan para que transporten el agua de las lluvias son la puerta de entrada a mi pequeño refugio en la caverna. Atrás quedaron los días en que pude vivir en un castillo lejos de todo y todos: creo que donde estaba hicieron una edificación enorme para encerrarse a comprar y vender cosas. Por lo menos alcancé a rescatar lo suficiente para hacer de esa caverna algo más cómodo para reponer mis energías y volver a matar y engullir la noche siguiente. Me preocupé de escoger una de difícil acceso, bastante alejada de la superficie, y con pocas filtraciones de agua: no me gusta ese golpeteo eterno de las gotas de agua en las pozas que ellas misma forman. En ella tengo lo poco que me agrada del mundo humano: una superficie para dormir, y una máquina que reproduce lo que hoy llaman música; por algún extraño designio del destino los humanos fueron capaces, dentro de su inmundicia como raza, crear algo sublime, claro está, hace más de ciento veinte años…

Luego de pasar la roca grande, última barrera para mi caverna, escucho ruidos en ella: parece que las ratas aprendieron a llegar, y probablemente están buscando algo que roer. De pronto un sonido conocido me alerta: voces humanas. Malditos engendros, ¿cómo encontraron mi refugio? Sigilosamente me aproximo al lugar, por todos lados hay cuerdas y piezas de metal, de esas que usan para escalar por la inutilidad de sus débiles manos. Al asomarme logro ver sus cabezas, son cuatro, tres machos y una hembra, cuyas vestimentas les impiden moverse con facilidad. No hay problema, cuatro no son desafío para mi, de hecho ningún humano lo es; antes que se de cuenta ya estoy desnucando a dos, al tercero le reviento el pecho y la hembra pierde su cabeza por la violencia del impacto. Con esto tendré comida para tres o cuatro días, lo que me evitará salir a la superficie. Antes de deshacerme de las porquerías que traen intruseo un poco. Uno de ellos traía una caja pequeña con una potente luz en su extremo. Al examinarla no encuentro nada especial, salvo que al otro extremo de la luz hay un vidrio extraño, por el que se ve todo en pequeño. Mientras aprieto con poca fuerza algunas protuberancias de la caja, en el vidrio aparece una imagen de los otros tres humanos, y se escucha el relato de cómo encontraron mi caverna. De improviso toda la imagen se mueve bruscamente, luego queda quieta, y al empezar a moverse un horripilante rostro aparece mirando fijamente hacia el vidrio, con una gran dentadura y unos extraños ojos verdes…

17 Comments:

Blogger Daniel said...

Asi que Blood al fín ve su propia imagen? O es otro ente desconocido?.
Saludos

8:11 p. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore said...

Qué entrete, me dejó con intriga... ahora lo que no me queda claro, es el personaje...

Ando media lenta parece. Dime, ¿es el Doctor Blood el protagonista de los relatos?
¿O Doctor Blood es simplemente el autor que relata la historia de ese ser que odia la humanidad?

Que andes bien,
espero la sorpresa del festivo.

Saludos,
Rockerilla.-

8:36 p. m.  
Blogger Paula... Andrea said...

Estaremos todos así............ buscando un espacio tranquilo donde estar y que nadie logre llegar?????

A mi me gustaría tenerlo.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!

8:37 p. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore said...

Claro, tienes razón. Son crónicas interpretativas... porque si fueran informativas, estaríamos hablando de tercera persona y objetividad y bla bla bla... un tema bastante polémico.

10:26 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Gran dentadura?
Pasamos un aviso económico?, jajaja
Saludos nocturnos

1:10 a. m.  
Blogger lichazul...elisa said...

que imán tienen las cavernas...será que en nuestro hipotálamo se albergan los residuos de memoria ancestral hay algo en ellas que nos dice ...bienvenidos a casa!!

una homo sapiens-sapiens del siglo 21
jajajaja

ahhhhhh igual sale la amenaza si te dejo comentario ...no se vale puh:-))

8:20 a. m.  
Blogger Claudia Canifru said...

Jajaja, que guena, ¡se está mirando a sí mismo?

¿Será la primera vez desde la primera vez?

Me parece que tengo que leer los otros libros.

Saludos dostor.

4:45 p. m.  
Blogger FENIX said...

Espero na haya habido sorpresa extrema al contemplar su faz... por primera vez ?

saludos.

6:31 p. m.  
Blogger Bitter said...

Ups tan maloso este Blood y "extraños ojos verdes"...mmmh interesante y le gusta la música!!! ya por eso me cayó bien!
besazos Bludi

2:03 p. m.  
Blogger Carolina González Velásquez said...

Ya, ahora si, te he linkeado este y "tus ideas vagas"
Me gusta leerte, aunque no siempre comente.
un besote
Katrala

4:03 p. m.  
Blogger El Zopilote said...

Muy terrorifico Doc Blood, buenisimo tu relato por cierto tienes toda la razon con respecto a lo que me comentaste en el cañon jeje mea culpa por no tener antivirus jaja.

saludos Doc!!!

6:26 p. m.  
Blogger MNB said...

¿Blood se filmó a sí mismo?

¿Tan feo es?

A veces me pregunto, ¿cuáles serán los sueños de este doctorcito? ¿Qué sentirá cuando examina a un paciente?
Guau, mejor me voy.

Cariños.

8:38 p. m.  
Blogger Roberto del Campo Valdés said...

De donde sacas tanta imaginación para escribir esos cuentos que asustan tanto.

Un abrazo

12:16 a. m.  
Blogger Víctor Hugo said...

la imaginación da para harto con este post... será el doctor blood el personaje ese?
jejejejej

saludos!

7:42 p. m.  
Blogger vitolink said...

Hola!

He encontrado este blog a través de Sevilla Escribe. He estado echándole un ojo a distintos post, y en especial a los capítulos de las Crónicas de Blood. Personalmente me quedo con el II, es el que más me ha gustado. En mi blog también tengo a un vampiro (más peculiar, menos terrorífico) sobre el que estoy escribiendo (bueno, intentando) una saga. Por si quieren conocerlo está en:

http://palabrasmicrobioticas.wordpress.com

Un saludo y seguiré pasándome por aquí para pasar un ratito de susto agradable!

7:04 a. m.  
Blogger Froiliuba said...

Si es que no dejan tranquilos ni a los vampiros!!!
está claro que en este mundo tan humano, el afán de búsqueda y conocimiento que nos mueve ( quizás por salir de esos horribles sitios donde nos escondemos según Blodd) hace que esos le sirvan de comida al vampiro
A este paso se va a tener que comprar un frigorífico.

¿Es la primera vez que ve su imagen? porque imagio que es él y no un okupa. Al menos es del club de los ojos verdes

un placer

7:02 a. m.  
Blogger Mary Lovecraft said...

y bueno, aquí ya me matarías si no estuvies ya muerta querido hermanito...

¿ya dije que te superaste? pues ahora superaste lo superado...

muy bueno, me recordó no sé por que a las escenas finales de "REC".

un beso!

12:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home