Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, agosto 20, 2008

Crónicas de Blood V: Careo

Parece que esta noche voy a cambiar un poco. Después de siglos cazando lo que encuentro en las calles de la ciudad, creo que me aventuraré a entrar a la morada de algún humano; ya que tanto les gusta estar encerrados, llegó la hora de invadir lo que ellos consideran como seguridad. Aún recuerdo toda la evolución de las moradas de los humanos, que terminan del mismo modo: sea como sea la forma o el material de sus construcciones, independiente del tamaño y la ubicación, todas los aíslan de la naturaleza. Y allí llevan lo que orgullosamente llaman vida; si me tocara esa vida, probablemente haría todo lo posible por dejarla o terminarla.

El azar me guía a un edificio más bien antiguo, que alguna vez pudo verse bien pero que ahora da sólo asco. Años atrás había más árboles y animales menores en las calles, pero ya poco queda de eso, sólo cemento y más cemento. Sin dificultad salto la reja y subo por las escalas. Nuevamente el azar me dice el cubículo al cual entrar. Para darle algo de suspenso al juego fuerzo la puerta casi sin hacer ruido. El cubículo está oscuro, algunos muebles alineados a las paredes dejan el camino abierto. ¿Ni siquiera son capaces de dejar los muebles de otro modo que no sea ordenados y alineados?

El estrecho y corto pasillo da lugar a otros cuartos cerrados. En uno de ellos se deja ver algo de luz. Mi pobre presa, un macho más bien viejo, no me ha notado. Con sigilo me acerco, la luz sale de uno de esos artilugios que usan para escribir y vivir una vida sin vivirla, lo que me permite apreciar algo de él a sus espaldas antes de matarlo. Su pelo se ve canoso, su espalda curvada, sus delgados y secos dedos teclean incesantemente; sobre la mesa yace un vaso con un líquido que parece dorado por la luz del artilugio, dentro del cual parece haber hielo. De pronto el ruido de escritura se detiene y gira bruscamente hacia mí. Su rostro muestra signos de cansancio, y sus ojos... ¿qué diablos pasa aquí?

“-Llegaste Blood. Ya es hora, no te quiero seguir escribiendo, mátame de una vez y termina con nuestras vidas.”

No entiendo al maldito humano: ¿matarlo y terminar con "nuestras vidas"? Y esos ojos son... creo que no debo estar aquí, creo que ya no tengo hambre, creo que este humano tiene muy poca carne. Raudamente diviso la puerta y huyo por ella, teniendo en claro que lo mío son los humanos en sus calles...

“-Maldición, ni siquiera pude controlar mi creación. Pero no importa Blood, me encargaré de hacerte sufrir tal y como lo hiciste al huir de nuestra muerte...”

17 Comments:

Blogger Claudia Canifru said...

¡Excelente!

Ahora cuando leo entiendo, como leí tu libro, cacho la onda.

7:26 p. m.  
Blogger Daniel said...

Me acordé de algo parecido que leí en un libro de Miguel de Unamuno, en que el autor se encontraba con su creatura literaria.
Saludos

8:24 p. m.  
Blogger Criatura Nocturna said...

Y eso fue profético?
Qué pasó? se vio a sí mismo en esos verdes ojos?
Más tortura a Blood, se lo merece.

Saludos nocturnos

1:01 a. m.  
Blogger Claudia Sandia Colorà said...

a veces nos creemos capacez de todo...pero a la larga son ellos quienes nos terminan asesinando.

pero cada cual busca donde quiere

saludos...

3:29 p. m.  
Blogger MNB said...

Hola: Pasa por mi blog a buscar un regalito para ti.

En la noche paso a leer...

Cariños.

9:29 p. m.  
Blogger BETTINA PERRONI said...

Señor Blood, así pasa... derrepente se le quitan a uno las ganas de todo...

Perder el control parece ser que es más común de lo que imaginamos.

Un abrazo sanguinario :P

11:37 a. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore said...

Y así nada más se fue...
qué genial, me esperé cualquier cosa, menos esto.

En lo personal, nunca me ha gustado huir y Blood al parecer también (como los humanos) se descompone con ciertas situaciones.

Este personaje es tan delicioso compadre... jajajaja

Espero más historias...

Saludos,
Rockerilla.-

8:38 p. m.  
Blogger Rockerilla Blackmore said...

Y así nada más se fue...
qué genial, me esperé cualquier cosa, menos esto.

En lo personal, nunca me ha gustado huir y Blood al parecer también (como los humanos) se descompone con ciertas situaciones.

Este personaje es tan delicioso compadre... jajajaja

Espero más historias...

Saludos,
Rockerilla.-

8:38 p. m.  
Blogger El Zopilote said...

Muy buena historia doc, hay cosas en la mente que toman alas propias.

saludos doc!!

9:00 p. m.  
Blogger emma... o clo, o como quieras llamarme said...

Que buen relato, Doc... a veces las creaturas se nos hacen inmanejables... je

1:09 a. m.  
Blogger Rafaela said...

chita...me dio miedo...
publique otra cosita massssss.....

9:28 p. m.  
Blogger Ulysses said...

Muy buenas están estas crónicas.
Hay que tener cuidado con nuestras creaciones.

Saludos

2:24 p. m.  
Blogger Laura Virtual said...

Buena! entre Miguel de Unamuno y Anne Rice...
y lo lograste en pocas lineas... doble mérito.
Saludos,
Laura

8:06 p. m.  
Blogger Víctor Hugo said...

buena! Doc!
me acordé de Unamuno y su famosa.... esteeeee... Niebla se llamaba su novela?

bueno que importa... cada vez mas entretes tus cuentos Blood

saludos!
Víctor Hugo

11:20 a. m.  
Blogger Bitter said...

mmmh y el malvado salió arrancando???? ufff hombre tenía que ser!!
algo fomesillo este cap, sigo con el otro.

2:05 p. m.  
Blogger Froiliuba said...

Que terrible encontrarse cara a cara con su creador y además, no entenderlo.
Casi huelo miedo, no, mas bien pánico, ante la evidencia que no entiende pero que intuye. El instinto animal de supervivencia hace que se marche.

Muy bueno sí, tema ya tocado en la literatura pero no por ello con menos fuerza, te felicito.

¿volverá a visitar a papá aunque solo sea para mirarlo por los cristales?

7:09 a. m.  
Blogger Mary Lovecraft said...

ay dios! leyendo el final el gato que me salta por la espalda en el sofá y se tira a mi lado!

he dado un respingo que pa qué! por un momento creí que era alguna de mis criaturas literarias, como son tan ricas e inocentes....

brrrr!! escalofrío!!

12:13 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home