Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, julio 20, 2011

Adivino

Oscuridad. Oscuridad absoluta. Negrura incorruptible sin nada capaz de alterarla ni perturbarla, como un tapiz de terciopelo que abarca todo lo que está al alcance de la vista. Al parecer el momento tan temido en su vida había llegado, y no quedaba más que asumirlo como tal.

El viejo adivino había descubierto a temprana edad su don. Era raro ser adivino en la segunda mitad del siglo veinte y principios del veintiuno, cuando las mentes de las personas estaban siendo gobernadas por la tecnología de turno, que al momento siguiente estaba pasada de moda. La ciencia era la diosa omnipotente de todo y todos, y pese a ello el adivino era requerido para responder lo que la diosa no era capaz de antelar. Desde joven logró hacerse un espacio en el mundo de la modernidad con su arcano don, pero más que nada con su llamativo método de adivinación: tal como los relatos de magia del pasado, usaba una gran esfera de cristal en la cual podía ver con claridad (en 3D según sus usuarios) las respuestas a cualquier pregunta acerca del futuro del consultante. En cuanto tomaba la esfera después de escuchar la pregunta y clavaba sus ojos en ella, las imágenes manaban a raudales, no dejando lugar a dudas, lo cual era confirmado luego por los maravillados consultantes. Día tras día su fama aumentaba, hasta llegar a un momento en que su nombre era pronunciado en todos los idiomas del planeta.

Esa semana había sido más agitada que de costumbre. El lunes lo habían llamado de parte de un poderoso hombre de negocios del otro lado del mundo. El martes había tomado el vuelo. El miércoles arribaba al aeropuerto de destino, bastante cansado con el largo viaje. El jueves ya estaba frente al poderoso consultante, presto a responder una simple pregunta: cómo resultaría su postulación a la presidencia de la república de su país. El adivino descubrió la esfera, la puso en su mano desnuda, y con extrañeza sólo vio oscuridad.

Oscuridad. Oscuridad absoluta. Negrura incorruptible sin nada capaz de alterarla ni perturbarla, como un tapiz de terciopelo que abarca todo lo que está al alcance de la vista. Al parecer el momento tan temido en su vida había llegado, y no quedaba más que asumirlo como tal. Ya no había imágenes en su esfera, signo inequívoco para él que sus poderes se habían agotado. Con vergüenza le dijo al hombre de negocios lo que pasaba, dispuesto a pagar todo lo invertido en llevarlo a su presencia. El compungido hombre le pidió que mirara de nuevo, a ver si algo pasaba; incluso hasta le sugirió que se pusiera los lentes, cosa que nunca había necesitado para su oficio. Al ponerse los anteojos logró ver con claridad la misma oscuridad. De pronto cientos de pequeños puntos luminosos empezaron a inundar la negrura, como si fueran estrellas en el vacío: su visión se confirmó al reconocer el sistema solar, con una cadena de diminutos asteroides en el espacio entre Marte y Venus...

5 Comments:

Blogger Clo... LA VILLANA said...

Ohh, que cósmico el cuento de esta semanaaa: Esferas, puntos de colores, oscuridaT. Falta el 'puro pito nu má XD
Wen cuento... Entretenido, becho.

1:05 a. m.  
Blogger Cardito said...

Buenísimo! Muy entretenido y el final... sorpresivo! Felicitaciones

SALUDos!

:)

1:38 a. m.  
Blogger Icy said...

Chuta!!! Lo veía venir... Qué heavyyyy!!! Menos mal que dijiste que habías viajado, sino pensaría que era otra más de las Piñericosas del séquito famoso aquel con aspiraciones presidenciales...

Weno, weno, weno!!! Como siempre no más!!

Besos sangrientos!!

11:03 a. m.  
Blogger Kalú Maira said...

Ya vine...













jajaja ya si está bueno... me gustó

2:22 p. m.  
Blogger LA LOCA DE LA CASA said...

oscuridad es no ver o no querer ver?

3:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home