Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, marzo 14, 2012

Producto

El genetista estaba oculto en la habitación de emergencia que tenía tras los muros del laboratorio. Ahí esperaba no ser encontrado por la creatura que había brotado de su ingenio y que ahora lo buscaba para vengarse de su nacimiento, acabando con su creador.

El científico era un destacado bioquímico que había hecho varios magister y un doctorado, dedicando su vida a la investigación genética. Sabía que el futuro del ser humano estaba en esa área, y que sus conocimientos eran suficientes como para hacer un verdadero aporte a la humanidad. Luego de años de pruebas, ensayos y por sobre todo errores, había desarrollado un proceso que le permitiría multiplicar la expresión de genes de varios individuos en una sola entidad, potenciando todas las características positivas de diversos científicos para así lograr acelerar el desarrolllo de la humanidad y dar el salto final de la evolución de la raza más inteligente del planeta Tierra. Sus hipótesis eran algo controversiales, pero hasta ese entonces nadie había logrado refutar ninguno de sus hallazgos.

El genetista estaba listo para empezar. Luego de tres intentos serios fallidos en que la multiplicación celular se detuvo sin causa aparente, dos en que los productos detuvieron su desarrollo en etapa embrionaria y uno en que aceleró demasiado el proceso, logrando que el producto naciera, creciera, envejeciera y muriera en no más de cinco minutos, había obtenido las claves para que el proceso ocurriera tal y como él lo había proyectado. Usando muestras de ADN de los mejores científicos e investigadores del planeta, incluyendo los suyos, había creado el código genético perfecto. Terminado el proceso, y luego de veinticuatro horas de replicación controlada, tenía en sus manos una creatura con los conocimientos y capacidades de los más grandes genios vivientes en el planeta.

El genetista estaba oculto en la habitación de emergencia que tenía tras los muros del laboratorio. Su experimento había fallado, pues nunca contó en sus variables que su creatura sería capaz de analizar el transfondo ético de su existencia. Ahora buscaba a su creador para eliminarlo, pues sabía que si su conocimiento se divulgaba, tal como pudo ser creado él se podrían crear cientos o miles más, y que sólo dependería de la torcida mente de cada creador las características del “producto”. La creatura había abierto todas las llaves de gas de los laboratorios y había colocado un temporizador conectado a un chispero. Ahora sólo bastaba con acceder al teclado que abría la puerta de la habitación de emergencia donde estaba su creador, usando la clave que estaba grabada en su memoria genética, para asegurarse de matarlo y que la explosión y el incendio sirvieran para acabar con su propia vida, si es que su existencia catalogaba como tal.

5 Comments:

Blogger Venusina said...

Espeluznante, creo que ya existen de ese tipo de cientificos, Ojalá aún no hayan llegado a tales hallazgos.

7:28 p. m.  
Blogger rebecatel said...

la eterna encrucijada entre el bien y el mal, el sacrificio de la creatura al reconocer su esencia...

10:02 p. m.  
Blogger Clo Arre said...

El clasico dilema: El creador---> la creatura...
Buen relato, hon.

1:12 a. m.  
Blogger Kensan_x said...

Me agradó el trasfondo ético del relato: un ser que es capaz de razonar sobre su propia existencia y considerarla inadecuada, aunque creo que su decisión fue demasiado radical. Evidentemente el texto tiene sus reminiscencias Frankensteinianas. Ahora, idealmente, hubiera preferido que esta creatura tuviera la posibilidad de aprender más sobre el mundo en que había nacido. Das a entender que nació con el suficiente conocimiento y sabiduría para realizar reflexiones complejas, pero ¿que pasa con el desarrollo a nivel neurológico? El aprendizaje es experiencial después de todo, por eso es poco creíble que alguien nazca con esas cualidades.

Saludos

10:12 p. m.  
Blogger Sander said...

Por eso a esto se le llama ficción. Me sorprenden las personas a las que no les gustó Spiderman por no apegarse a la realidad.

Saludos cordiales.

PD: Pa' variar el final ni cerca de lo que imaginaba.

6:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home