Si entras a este blog es bajo tu absoluta responsabilidad. Nadie asegura que salgas vivo... o entero. Si imaginaste que aquellas pesadillas interminables que sufrí­as de niño cuando te daba fiebre eran horrorosas, prepárate para conocer una nueva dimensión de la palabra HORROR...

miércoles, abril 25, 2012

Pandemonium


El asaltante entraba sigiloso por la ventana del dormitorio principal de la casa. La reja y el perro no habían significado desafío alguno para alguien tan avezado en las técnicas de robo como él; por su parte las altas temperaturas jugaban a su favor, haciendo que muchos debieran dormir con las ventanas abiertas para soportar la noche y lograr dormir algo. Con sigilo el ladrón entró a la habitación encontrando a una pareja durmiendo profundamente en la cama, a quienes dejó en un estado de sueño más profundo gracias a su viejo y confiable amigo, el cloroformo. Sin perder tiempo encendió su pequeña linterna halógena y apuntó hacia el cuadro sobre la cabecera de la cama: el dato que le dieron estaba justo en ese lugar. En cuanto sacó la pintura se encontró con su objetivo: una caja fuerte metálica colocada en un forado algo más grande que el artefacto, dejando espacio suficiente para que cupiera una mano sin dificultad por los flancos y sobre ella. Tal como estaba estipulado con su cómplice, tiró con cuidado de la caja hasta que estuvo al borde de la muralla, luego de lo cual la traccionó con violencia, dejándola caer en la cabecera de la cama. El ruido de la caja quebrando el cráneo de quien se encontraba justo debajo fue escalofriante: era primera vez que el asaltante asesinaba a alguien, pero ese era el precio convenido para quedarse con la caja: el amor de su cómplice. Una vez hubo tapado el cadáver y luego de limpiar la caja fuerte y guardarla en su camioneta, volvió al dormitorio para buscar a su amante, ocultar el cuerpo y huir juntos con la fortuna de la viuda con la cual su cómplice se había casado y había tenido que soportar, obviando su sexualidad. Cuando el asaltante entró al dormitorio y vio a la mujer con una peluca corta ocultando su cabellera y con una pistola en su mano apuntándole al cuerpo, supo que todo había terminado. La bala le quemó el pecho y lo derribó, dejándolo agónico mientras veía desde el suelo entrar a su ex-novia, quien besó apasionadamente a la viuda luego de terminar de concretar su plan.

4 Comments:

Blogger Clo Arre said...

Uyyy, parece guión de Almodovar jajaj, me gustó el cuento super dinámico y loco
Besos

11:34 p. m.  
Blogger Sergio Saavedra Rivera said...

Final sorpresivo que me cambió la dirección del cuento que estaba "armando"... Igual me queda la curiosidad en estos cuentos cortos...

6:55 p. m.  
Blogger LA LOCA DE LA CASA said...

Me gusta la idea del travestismo tipológico (personajes) y genérico. tipología textual. Bien

12:18 a. m.  
Blogger Cristi@n C@no said...

Hola Dr Blood. Tengo una propuesta literaria para hacele.
Obscuralmusic@yahoo.com.ar

Cristian Cano

5:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home